TÉCNICA: CÓMO FUNCIONA UNA CAJA AMPHIBIA.



En este blog analizamos muy frecuentemente relojes divers. Hablamos de sus características técnicas, de sus calibres, y siempre, sin excepción, de su resistencia al agua o sumergibilidad. Citamos cientos de metros, decenas de atmósferas, cristales de varios milímetros de grosor y cajas de acero de, en ocasiones, hasta casi dos centímetros de altura.

Pero pocas veces nos detenemos a analizar cuáles soluciones técnicas permiten que nuestros divers soporten presiones de decenas de atmósferas. Del modo en que deben estar construídas sus cajas y, lo más importante, de la forma en la que deben interaccionar sus elementos para conseguir que el interior se mantenga estanco.





Puestos a adentrarnos en asuntos técnicos relacionados con la estanqueidad... ¿porqué Amphibia en vez de las cajas Oyster, por poner un ejemplo?. Pues... básicamente por la virtud de enfocar un mismo problema desde un ángulo diferente.

Fuerza bruta frente a presión o... el aprovechamiento de la propia presión para aumentar progresivamente la estanqueidad. Algo así plantearon Mikhail Novikov y Vera Belova, los creadores de un concepto nuevo, desarrollado desde cero, en 1967, para que los primeros relojes soviéticos sumergibles hasta 200 metros viesen la luz...





Observaron que existían tres elementos del reloj que resultaban claves en su respuesta al incremento progresivo de presión a medida que se aumentaba la profundidad: el cristal, la tapa trasera y la corona.

Si os fijáis, casi todos los cristales de los Amphibia son plexis de gran curvatura. No lo son por razones estéticas. Se trata de polímeros termoplásticos transparentes conformados por metacrilato de metilo que reciben varios nombres comerciales: Plexiglass, Perspex, Lucite... En tanto en cuanto su extremada curvatura aumenta su resistencia a la presión, además poseen la cualidad de deformarse (aplanarse) según se incrementa aquella...





Se observa en la imagen previa el modo en el que el plexi engarza en la caja del reloj. Pensad que, según aumente la presión, el diámetro del cristal aumentará uniformemente (hasta 0,5 mm aproximadamente) y mayor fuerza ejercerá sobre la junta situada a ese nivel.





La tapa trasera es otro de los elementos diferenciales del diseño de la caja Amphibia. En todos los casos encontraréis tres piezas. La propia tapa, un anillo metálico externo y un muy grueso anillo de goma interno... los tres elementos los veis en la imagen previa.

La tapa trasera no se rosca, como en los modelos convencionales, sino que se fija a la caja mediante dos pequeñas pestañas, apoyándose sobre la goma. A continuación se coloca el anillo metálico, roscado, que presiona la tapa posterior sobre la goma. En este caso, el área de sellado es enorme (toda la superficie de una goma, fabricada, por cierto, con materiales especiales no porosos), mucho mayor que la ofrecida por las clásicas juntas tóricas.





La goma, que en la imagen previa vemos desmontada, no necesita ningún tipo de mantenimiento o reemplazo cada vez que se abre el reloj. Según aumenta la profundidad esta pieza se comprime del orden de un 20-30% de su grosor (a 200 metros) lo que mejora aún más la estanqueidad. Y gracias a sus propiedades especiales, vuelve a su tamaño normal, en tiempo real, según decrece la profundidad y cambia la temperatura... Para conseguir esto último (esencial para que el reloj no se ahogue) hubo que recurrir al diseño y fabricación de cauchos especiales mediante tratamiento iónico desarrollado por la industria aeroespacial.





El último elemento decisivo en el diseño de los Amphibia es la corona. En todos ellos este elemento se caracteriza por su aparente inestabilidad al ser desenrroscada. 

En realidad ello es debido a la instalación de un sistema de embrague en la propia corona, que permite aislar, cuando está totalmente roscada, los conjuntos movimiento/tija y caja/corona de modo que se consigue una mayor protección frente a eventuales choques sobre la corona durante las inmersiones y una mayor estanqueidad. 





En resumen, todo un despliegue de soluciones innovadoras en un reloj que apenas alcanza los 200 euros pero que es, de largo, uno de los divers que mejor se comporta en el cuanto a estanqueidad de la caja. En realidad cualquier Amphibia es un reloj peculiar, especial, y no precisamente por su precio...




Como siempre, os recuerdo que si Tiempo Dinámico os resulta de ayuda, sólo tenéis que suscribiros al blog para recibir aviso inmediato de la publicación de cada nueva entrada.

En el lateral derecho de la página general encontraréis el desplegable con los botones "+1" y "subscribe".


Comentarios

Entradas populares

CINCO DE LOS MEJORES RELOJES DIVERS POR DEBAJO DE 1.200 EUROS. PREPARÁNDONOS PARA EL VERANO.

RELOJES QUE LUCEN COMO ANTORCHAS

CREPAS/DIVER'S WATCHES LOGGERHEAD. PRESENTACIÓN DE RENDERS Y PRIMERAS IMPRESIONES.