TUDOR BLACK BAY P01.



Lleva ya unos dos o tres años siendo Tudor una de las estrellas de Baselworld. Un firma, a la sombra de Rolex, que se está convirtiendo en una de las más relevantes del segmento medio-alto, gracias a un altísimo estandard de calidad y, sobre todo, al acierto en los diseños (aunque recurriese al "fondo de armario histórico", como casi todas las firmas actualmente).

Sin embargo, los fans de la marca este año están mayoritariamente en estado de shock. Yo diría que en una proporción 80/20 el nuevo diver de Tudor ha gustado entre poco y nada. Feo, "SKX mod" y algunas otros apelativos se le dedican en foros y páginas especializadas...





Bueno, hay que reconocer que el reloj en cuestión no es a lo que nos tiene acostumbrados Tudor. No obstante parece que en esta ocasión la firma se dirige a un público o a un potencial comprador distinto. Estoy pensando por ejemplo en mi buen amigo Alvaro, uno de los mayores coleccionistas de relojes diver de América Latina, o en Pablo Calvo, dueño de Crepas...

A buen seguro ambos están bien atentos a este reloj porque, por encima de la estética, a los dos les pierden las rarezas y los diseños originales en este tipo de relojes. Y a mí también...





Aquí Tudor nos presenta, traído hasta nuestros días, un prototipo que diseñó con idea de suplir de relojes a la US Navy en los años sesenta y que, por razones no del todo claras, no llegó a fabricarse.

Así que el lenguaje que habla Tudor en este caso no es el del "diver bonito" para ir a la oficina (pongamos por caso el muy refinado Black Bay) sino el del instrumento o herramienta para bucear (independientemente de que, en su día, tuviera o no éxito). Y desde esa perspectiva entre histórica y de "objeto raro", el reloj, en mi opinión, funciona mucho mejor de lo que dejan entrever las primeras críticas. Es para frikis, y eso que Tudor lo ha "dulcificado" un tanto, porque el original, que veis a continuación, hasta tiene un puntito "steampunk" (lástima no haberlo dejado tal cual)...





En los foros se matan argumentando que Tudor ha hecho una especie de Seiko SKX modificado, sobre todo por el característico guardacorona a las cuatro, tan similar al de los humildes SKX. No me ha quedado demasiado claro quien fue primero, huevo o gallina, Seiko 7002/SKX o el prototipo de Tudor (yo diría que éste último) y tampoco me importa en demasía.

El reloj no es sólo una fea herramienta de buceo, sino que además es original, especialmente en un aspecto muy apreciado por los buceadores. Incluye un trinquete del bisel, la monstruosa pieza a las 12, sobre el endlink, que pivota y bloquea/desbloquea el bisel. Su pieza gemela, a las 6, tenía la misma función en el modelo original, pero para la reedición, Tudor ha suprimido esa función...








¿Más pecados del P01? Probablemente su más que considerable longitud "lung to lung". Deben ser bastantes más de 50 mm, para un reloj con caja de 42 mm. Así que las muñecas más pequeñas van a tener serios problemas para digerirlo. 

Además esa sensación de extraordinaria longitud se acrecienta al haber optado por una correa de piel, que necesita adaptarse a la caja mediante un suplemento metálico o endlink "extra". Afortunadamente esa pieza pivota y se adapta a la muñeca, con lo cual, vestido el reloj, queda bastante disimulada. Quizás un brazalete metálico bien integrado hubiera solucionado este inconveniente...

Observad no obstante como, en las imágenes siguientes "robadas" y realizadas en Basel hace menos de 24 horas por Time&Tide y Tudoraholics, el reloj cambia radicalmente de aspecto sobre muñeca. 












Otro de los aspectos del modelo que también ha llamado mi atención es la tapa posterior. No hace sino acrecentar el concepto herramienta del reloj, sin los molestos motivos marinos al uso ni excesiva información...




El reloj va dotado de un calibre manufactura MT5612 con certificación COSC y 70 horas de reserva de marcha. Cristal zafiro curvo. Hermético hasta 200 metros. La correa de piel incorpora un acabado de caucho en su cara interna.







Pocos datos más os puedo ofrecer, a excepción de uno final: el precio. Son 3.730 euros, una cifra muy muy abultada. Sólo para frikis con mucha pasta...

Para mí, uno de los divers del 2019. 





Como siempre, os recuerdo que si Tiempo Dinámico os resulta de ayuda, sólo tenéis que suscribios al blog para recibir aviso inmediato de la publicación de cada nueva entrada.


Comentarios

  1. Lo primero, agradezco la mención en tu entrada amigo, lo aprecio bastante :-)

    Vamos al bicho en cuestion; me han quitado un posible CREPAS de las manos y me han puesto un Tudor, tu lo has dicho, no es ni para el publico ajeno a la relojería ni para quien este hasta las rodillas, solo para frikis que poco a poco le han tomado cariño a este nicho en la horologia diver vintage, divers "underground" como me gusta llamarles, asi que a futuro por supuesto que llegara a mi muñeca. Por otro lado no veo un reloj de super ventas, es mas, ni siquiera lo veo tantos años en el catalogo de la marca, a saber, no es algo que me preocupe.

    También lei criticas en cuanto al parecido a un SKX y si hay inspiracion o no (hay gente que le cuesta entender que el proto original es de los 60's y el SKX llego muchos años despues)

    Lo de las asas no hay problema, ya veremos como resolveremos eso cuando este en muñeca jejeje, red letter futurible!

    Un abrazo amigo!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya suponis yo dos cosas. Primera, que te iba a gustar este reloj. Segunda, que acabaría en tu muñeca. Sólo para quienes tienen otro punto de vista respecto a los relojes de buceo. Disfrútalo....ahh y si te decepciona, me lo envías 🤣🤣

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

RELOJES QUE LUCEN COMO ANTORCHAS

CINCO DE LOS MEJORES RELOJES DIVERS POR DEBAJO DE 1.200 EUROS. PREPARÁNDONOS PARA EL VERANO.

SEIKO SPB101J1 Y SPB103J1. LOS NUEVOS SUMO.