TISSOT SEASTAR 1000.



El mercado de segunda mano representa, en ocasiones, una excelente oportunidad para adquirir relojes con tarifas de otras épocas... Obviamente no modelos cuya cotización, por su escasez, rareza u otros motivos, hayan multiplicado su precio. Pero sí, a veces, para obtener en buenas condiciones lo mismo que se vende en la actualidad, pero por la mitad de precio...

E incluso, si se afina, se pueden conseguir relojes que, quizás dentro de unos años, se puedan considerar clásicos (no me atrevo a decir icónicos). Yo creo que un buen ejemplo es este Tissot Seastar 1000 que viene hoy de visita al blog, desde Canadá.





La familia Seastar está presente en el catálogo de Tissot desde hace décadas y siempre, casi sin excepción, ha dado nombre a aquellos relojes "resistentes al agua" de la firma helvética, quizás una de las de mayor tradición de la industria relojera suiza. No recuerdo dónde leí que Tissot "es la firma de relojes que aman los suizos". Yo reconozco que es una de las compañías suizas de tradición, pero, por lo que se refiere a relojes divers, poco de lo comercializado en las últimas años ha captado mi atención... Este Seastar 1000 representa para mí una excepción.

Curiosamente no hay disponible demasiada literatura acerca de los Seastar, ni siquiera en un conocido libro que la firma patrocinó e hizo acompañar a todos los relojes vendidos en 2003, año del 150 aniversario de la compañía. Por lo que he podido averiguar, el primer diver con denominación Seastar fue el T12. Algunos relojes de esta serie fueron dotados de cajas super compressor de la firma Piquerez (uno de los cajistas míticos) y calibres 784 (también utilizados por determinados Omega).



https://gregoriades.com/product/nos-60s-tissot-seastar-visodate-super-compressor-model-t-12-tissot-cal-784-1/

No voy a afirmar que el Seastar 1000 vaya a ser, con los años, un modelo tan clásico como el T12 con caja super compressor que veis en la imagen previa. Pero sí puedo asegurar que se le considera por no pocos coleccionistas un diver muy apetecible. Y además esconde algunos secretillos...

Hace no demasiadas fechas, Tissot presentó el último Seastar 1000, calibre Powermatic 80. Es un reloj que ha causado muy buenas sensaciones pero, para mí, no tiene una orientación tan de "herramienta" como el fabricado entre 2003 y 2011, que es el que nos ocupa. No me disgustan los diver polivalentes para el día a día pero, desde el punto de vista del coleccionismo, me agradan bastante más aquellos que, sin concesiones, aparentan servir para lo que han sido diseñados. 



Tissot Seastar Powermatic 80

Sin duda el Seastar 2018 es un diver más que interesante, pero lo aprecio más comercial. El Seastar 1000 comparte similar esquema, con dos generosos guardacoronas y asas rectas (algo más anguladas hacia la tapa) pero muestra mayor profusión de ángulos y ante todo, un bisel extraordinariamente contundente, troncocónico, de gran anchura y con un grip característico, muy similar al de los míticos Certina DS2 y DS3 Super PH. Su tacto es bastante tosco en cada uno de sus 60 clicks.

Si a todo ello añadimos un más que acusado zafiro curvo, el aspecto clásico del reloj se ve muy reforzado. Ambos elementos pueden apreciarse mejor en la imagen que se sigue a continuación.






Se aprecia también la deformación de la imagen de la esfera a partir de determinado ángulo de visión, como evidencia el descolocado fechador a las tres.

Se fabricaron sólo tres versiones del Seastar 1000 (2003-2011), con esferas negra, azul o plata. El primero de ellos, se comercializó exclusivamente con un caucho liso de bordes adaptados a la caja, mientras que los otros dos incorporaban brazalete metálico. El caucho es la dotación que traía esta unidad, pero para el reportaje lo acompaña la cordura de Jacobstraps que ya conocéis de alguna entrada previa. 





Aparenta ser un reloj con escasa gama cromática de un primer golpe de vista, pero si se presta atención pronto se distinguen la grafía del nombre, el carril de minutería y los marcadores de minutos (0 a 15) del bisel en intenso color rojo.

El juego de agujas puede agradar más o menos pero sin duda no pasa desapercibido y cumple la premisa de la fácil distinción entre minutera y horaria, gracias a la generosa punta de flecha distal de la segunda. Después de no menos de 7 años (desconozco con exactitud la fecha de fabricación de esta unidad, pero en todo caso dejó de comercializarse en 2011 como he comentado) el lumen flojea moderadamente, tanto en marcadores como en el handset. A las 12, el marcador incorpora una generosa "T" (por Tissot) impregnada de luminova.





Es un reloj voluminoso, en línea con los usos y costumbres de hace más de una década (actualmente sucede en cierto modo lo contrario) y su caja calza unos generosos 44 mm de diámetro por 51 mm de garra a garra (separadas por una anchura de 22 mm). Combina carruras con cepillado en sentido vertical (correcto en su calidad) con el resto de áreas pulidas, incluidas las superficies de las estrías del grip.

La corona se ve resguardada por dos contundentes guardacoronas, tiene un buen grip y va firmada en su superficie.






Si alguna vez tenéis la oportunidad de trastear un Seastar 1000, no perdáis la oportunidad de observar su trasera. Es muy peculiar y constituye uno de los secretillos que comentábamos al inicio de la entrada. La ventana al calibre, un ETASA 2824, está dispuesta de manera no simétrica al hipotético eje central del reloj...

Vale...¿y? Bueno, además de resultar diferente, cuando hacemos oscilar la masa, una parte de ella, la más periférica, se pierde de vista. Justo es en esa zona donde, de manera muy disimulada, están grabados el nombre del modelo y una minúscula silueta de un buceador (a la izquierda, en la imagen superior), que desaparecerán progresivamente al girar la masa oscilante y reaparecerán al completar el giro de 360 grados. Perfecta representación de la inmersión y salida posterior a la superficie del buceador... Un detalle que, si soy sincero, sólo advertí después de leer algunos análisis del reloj.







Dos imágenes para cerrar, de los únicos otros dos Seastar 1000 (plata y azul). Yo creo que cualquiera de las tres versiones puede ser considerada como un futuro diver clásico de la primera década del SXXI. Tissot hizo un muy buen trabajo, para mí y desde el punto de vista estético y de relación calidad precios, de los mejores de su larga trayectoria por lo que se refiere a relojes de buceo.




Como siempre, os recuerdo que si Tiempo Dinámico os resulta de ayuda, sólo tenéis que suscribiros al blog para recibir aviso inmediato de la publicación de cada nueva entrada.


Comentarios

Entradas populares

CINCO DE LOS MEJORES RELOJES DIVERS POR DEBAJO DE 1.200 EUROS. PREPARÁNDONOS PARA EL VERANO.

RELOJES QUE LUCEN COMO ANTORCHAS

CREPAS/DIVER'S WATCHES LOGGERHEAD. PRESENTACIÓN DE RENDERS Y PRIMERAS IMPRESIONES.