CREPAS PROFESSIONEL. REVISIÓN DE PROTOTIPOS.

 

La compañía española Crepas, con su última novedad, nos traslada a la década de los ochenta y pone a disposición de aficionados y coleccionistas uno de los diver que, no por menos conocido, es quizás de los más injustamente arrinconados.

Si me preguntaseis por un reloj de buceo icónico de esa época, sin duda el Heuer Diver Professional sería mi elección, por diversas y bien fundamentadas razones. Inició una saga de relojes que perdura hasta nuestros días, salvó a la compañía de su desaparición y permitió el acceso de no pocos entusiastas a un diver robusto, estéticamente atractivo y relativamente económico...




El primer reloj de buceo de Heuer se presentó en 1979 y por aquel entonces su presidente, Jack Heuer, no tenía nada claro ni la supervivencia de la compañía tras el envite de la crisis del cuarzo, ni el éxito de su primer reloj apto para actividades acuáticas.

Quizás por razones de rentabilidad y ahorro de costes, Jack Heuer decidió "subcontratar" a la firma francesa Georges Monnin, para la fabricación de un reloj deportivo, sumergible hasta 200 metros, robusto y unas cinco veces más barato que el Rolex Submariner.




Monnin, a su vez, adquirió las cajas de los relojes encargados por Heuer a una tercera firma: MRPSA, una de las pocas capaces, en aquellos años, de fabricar estructuras estancas con garantías. Dicha compañía suministró estas mismas cajas a unos cuantas firmas más, pero quizás debido al éxito y difusión del Heuer fabricado (inicialmente) por G. Monnin, a las mismas se las conoce como "tipo Monnin" entre los aficionados. 

En mi opinión, gran parte del inesperado éxito comercial del reloj (que Heuer denominó en su catálogo del 79 como referencia 844 para los modelos con calibre automático) se debió al buen diseño de MRPSA: una caja cómoda y ergonómica a pesar de sus 42 mm de diámetro (pero sólo 47 mm L2L), técnicamente solvente y con ciertos detalles estéticos de estilo (sobre todo en garras y guardacoronas).




Georges Monnin suministró relojes a Heuer durante los años 1979 y 1980 y fue responsable de la fabricación de las referencias 844-1 y 844-2. Ambas se diferenciaban casi exclusivamente en el diseño de la aguja horaria (cathedral en el primero, mercedes en el segundo). A partir de 1980, y dado el éxito comercial del reloj, Heuer trasladó la producción a sus propias instalaciones.

Sin embargo, hay un modelo del que no existen demasiadas imágenes aparte de las que aparecen en el catálogo de Heuer, que se diferencia del 844-1 en el diseño de su bisel, el cual incorporaba una escala completa de minutos hasta el numeral 30, como se aprecia en la siguiente imagen:




Es precisamente esta peculiar versión la que inspira al reloj objeto de la entrada: el Crepas Professionel. Tiene tres elementos básicos diferenciadores de la mayoría de los Heuer Diver Professional: aguja horaria "cathedral" y numeración tipo militar por dentro de los marcadores horarios (ambos elementos se perdieron relativamente pronto) y el citado diseño de la numeración del bisel, que yo pensaba ni siquiera se llegó a fabricar hasta que vi esta fotografía aportada por mi buen amigo Álvaro Ávila en el foro Relojes Especiales:





Si me apuráis, la cuarta peculiaridad es su propio nombre. La inscripción "Professionel" aparecía grabada en la esfera de los primeros 844 y, si atendemos a su origen francés, estaría teóricamente mal escrita, puesto que profesional en dicho idioma debería escribirse con dos "n" y dos "s": professionnel o tal vez mejor professionnelle...




El Heuer 844 es efectivamente un reloj icónico, cuyo éxito comercial inicial permitió una evolución constante a lo largo de más de cuatro décadas, con multitud de referencias y que desemboca finalmente en los actuales Aquaracer. En algunos foros (http://www.chronocentric.com/forums/heuer/index.cgi?md=read;id=24693) se hizo referencia, en su día, a una posible conexión militar del modelo con las unidades de buceo (DINOPS) de la Legión Extranjera Francesa, aunque este extremo nunca ha quedado suficientemente aclarado.

Hace unos meses, TAG Heuer comercializó una versión que precisamente homenajeaba al 844, primer diver de la firma, incorporando alguna de sus características, como la numeración militar adyacente a los marcadores horarios, y al "módico" precio de 4.100 euros. En mi opinión, el nuevo Crepas Professionel se queda un poco a medio camino entre ambos: estética años ochenta, y materiales actuales...




Bien, siguiendo un poco el patrón de este tipo de entradas, y después de la reseña histórica, vamos a centrarnos en el nuevo Crepas. El primer apunte es que la compañía española se mantiene en la línea iniciada con su modelo anterior, el Batiscafo: tamaño del reloj y precios contenidos.




Sin ser un reloj voluminoso (42 mm de diámetro de caja, 47,5 mm L2L, 13,8 mm de altura), no obstante, lo es algo más que el Heuer 844, especialmente en altura debido a que ha recibido cierto tratamiento "hormonal" con un cristal no enrasado a bisel, sino ligeramente sobrelevado y con una tapa posterior más gruesa. Tranquilos, no es un "polvorón" ni mucho menos, pero sí aparenta hacerse algo más presente en muñeca que el modelo al que homenajea.

Incorpora elementos no presentes en aquel, lógicamente, como son el bisel cerámico y la válvula de escape de Helio en la carrura izquierda.






Hay disponibles tres colores diferentes de esferas: naranja, negra y blanca. En líneas generales, la versión negra es más sobria, y las otras dos bastante más deportivas. 

La esfera mantiene las señas de identidad del 844, con su numeración militar por el interior de los marcadores de las horas. El juego de agujas, con la horaria cathedral característica de los primeros Heuer Diver Professional, que en el caso de la versión negra presenta un acabado aluminio pulido y en los otros dos casos negra. Esta aguja, que ya de por sí en el modelo original tiraba a pequeña, se lee mejor en los modelos naranja y blanco. La minutera, por su parte, no es exactamente igual que la del 844, con un diseño ligeramente diferente y quizás algo más larga que en aquel (aunque en la foto aportada por Álvaro es cierto que se asemeja bastante).




El pigmento luminiscente en marcadores horarios y juego de agujas es SuperLuminova Old Radium. No es la más potente disponible y me convence más en los modelos negro y blanco.

Crepas repite calibre en este modelo: el Ronda R150 que debutó en el modelo anterior de la firma: el Batiscafo, con bastante buen rendimiento. Es un movimiento automático de origen suizo, con 25 joyas, 40 horas de reserva de marcha y a 28.800 alternacias. Pero además, en la recién lanzada campaña de KS ofrece la posibilidad de dotarlo con un ETA 2824-2, con sobreprecio.







El reloj es sumergible hasta 120 atmósferas de presión, y continua la tradición de Crepas de certificar sus relojes hasta grandes profundidades. La tapa posterior es ciega e incorpora el bien conocido logo de la firma.




Los prototipos enviados venían dotados de un brazalete metálico jubilee de cinco eslabones, pulidos los tres centrales, en disminución de 20 a 16 mm y con cierre deployante firmado, sin extensión para traje de buceo.





En la campaña de Kickstarter recién iniciada, se informa de que el reloj se acompañará de una correa de tipo tropic (modelo "sport" o también conocida como "big holes") solo para aquellos que adquieran el reloj a través de dicha plataforma. Podéis observar su efecto en la imagen previa.









¿Sobre muñeca? Bueno, hace ya un tiempo que Crepas dejó de fabricar relojes voluminosos (aunque no descarto que vuelva por esa senda) y este Profesionnel, con su escaso L2L, permite una adaptación y comodidad intachables en muñecas de casi cualquier diámetro. 

El brazalete jubilee es muy similar a los de la época. Puede dar sensación de fragilidad pero sin embargo es extremadamente flexible, ligero y cómodo sobre muñeca. Y además es fiel en su diseño a los que acompañaron al modelo original.




La campaña de Kickstarter está activa desde hoy mismo. El precio de partida es de 569 euros para los Professionel dotados de calibre Ronda R150 y 719 euros para los equipados con ETA 2824-2. Los relojes se enviarán en Enero de 2023.

Una vez más, agradecer a Crepas la gentileza de prestar los prototipos para realizar esta revisión y poder ofrecerla a los lectores del blog.












Comentarios

  1. Que bien lo tenias escondido bajo la manga Luis ;-)

    Gracias por la exclusiva en español con el Professionel, se agradece el tiempo invertido.

    Comenzare diciendo que JAMAS me espere un Crepas homenajando a un Heuer, y menos a uno que tratara de algun modo de evocar a un rebajado Submariner, fue una TOTAL sorpresa. Yo mismo no me considero un apasionado por la marca Heuer, no al menos la de los 90's.
    Estuve nervioso desde que todo apuntaba a que seria el Monnin este año, pero desde el principio me quedo claro que si Crepas se decidia por el tenian que poner el bisel mega raro, el marcado hasta el 30 y las agujas catedral (unas mercedez hubieran sido muy MUY dañinas, EMO) Finalmente lo asi lo hicieron y me alegro de ello, al igual de la pequeña dosis de hormona con la valvula de HE. En tus fotos se aprecia bastante bien el agarre y presencia en muñeca, me quedo tranquilo por ese lado. Aqui dire lo mismo que ya te comparti en el foro, yo esparaba que al menos el precio se mantuviera igual que el Batiscafo (RONDA), entiendo la situacion economica mundial pero yo me hubiera imaginado que con el tema pandemico ya de salida los precios serian por lo menos los mismos, sorpresa fue que fueran 100 euros mas, me dejo un poco descolocado, pero por el cariño que le tengo a la marca lo puedo solventar, tema aparte es la opcion ETA, se fue hasta arriba, aqui que cada quien analize si lo vale o no, exclusividad, escazes, etc, que cada quien decida.

    Por ultimo, no soy un entusiasta radical, de decir "Todo deber der ser masivo siempre" (porque los hay, y no estan muy contentos con los ultimos 2 crepas) ni tampoco muy conservador de "mantenerse por debajo de 41mm", a mi me gusta usar de TODO, hay temporadas que me apetecen armatostes y de repente se me antoja algo mas comodo y versatil, desde esta premisa seria interesante ver que desicion toma crepas (si no es que ya esta tomada) para el Crepas XIV, veniamos con el Megamatic, el Sea Project y de repente BUM! Magnum O. puro monstruo a lo Crepas, era normal voltear para el otro lado y complacer el otro espectro de clientes, y si me lo preguntas ya van 2 Crepas muy contenidos, lo dicho, a ver que toca para el numero 14. Si me lo preguntas, me encanta el Aquadive Time Depth, me repito como disco rayado, pero es que lo Crepas me apetecian verse materializarse, ya lo estan.

    Gracias de nuevo Luis! y perdon por el ladrillo
    Alvaro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por partes. Sí, efectivamente, lo tenía callado y bien en secreto. Me confían los relojes y no es cuestión de ir dando pistas, porque precisamente uno de los encantos de Crepas es el crear expectación antes de cada lanzamiento.
      Respecto a la elección del reloj, yo lo avancé en una entrada dedicada al 844, concretamente en un cruce de comentarios con el amigo Retina. Efectivamente, a Ana en una conversación informal le comenté cuanto me gustaba este modelo raro, con ese bisel y la aguja cathedral. Para mi sorpresa, Pablo se puso manos a la obra. Quizás ya lo tenía en mente (probable) porque conoce relojes clásicos de buceo más que nadie, pero la ilusión que me hizo saber que este Crepas resucitaba el Heuer Diver Professinal fue realmente agradable.
      Respecto a los precios, yo esperaba sin duda una subida, viendo el panorama. La reflexión es que no hemos sabido valorar hasta la fecha lo que se nos ofrecía: calibres ETA 2824-2 en la frontera de los 500-600 euros y ahora de 700 para arriba (y no dejarán de subir). El ETA es un gran calibre, y a fuerza de ser accesible, quizás no hemos sabido valorarlo en su justa medida. Ana ya me lo adelantó hace uno o dos años: echaríamos en falta con el tiempo este movimiento. En todo caso, ya no recuerdo muy bien pero por ejemplo el Tornado iba con un 2824 y no andaba muy lejano a estos precios, si no me equivoco..
      Respecto a diámetros de caja: sí, quizás estaría bien volver a algo más masivo, después de dos modelos contenidos, precisamente porque esa es una de las esencias de Crepas. Te pongo como ejemplo el Certina DS-2, que Crepas resucitó nombrándolo Tektite. Esa reedición está muy por encima de la que presentó la propia Certina hace un par de años (el DS Super PH 500) precisamente por su contundencia y por no dejarse influenciar por tendencias ni complejos. El Aquadive que nombras es un magnífico candidato (aunque ahora mismo no sé qué calibre se podría utilizar) y el Benthos 500 también. Sí, quizás es hora de volver a los 44 mm de diámetro de caja, pero todo eso está en la cabeza de Pablo...

      Eliminar
    2. Gracias por tus comentarios Luis, vamor a ver que rumba toma esta parte de la relojeria y el mercado, con los calibres. El Benthos 500 seria ideal tambien, me gustaria saber y ver que le toque le pondria Crepas, y oye, yo tengo uno muuuuy raro con un bisel poco visto que estoy seguro Crepas sabria resolver bastante bien ;-)
      Abrazo!

      Eliminar
    3. En los dos casos el problema sería encontrar un calibre, que necesariamente se saldría de lo habitual, con el consiguiente aumento de precio, un poco como en el caso del Magnum Oñis crono.

      Eliminar
  2. Perdona los errores ortográficos, no me deja editar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Muchísimas gracias por el comentario tan interesante. Abrazos.

      Eliminar
  3. Desde mi humilde opinión como seguidor de todas las marcas de relojes españolas y siendo el número 20 en reservar este marravilloso reloj sobre todo por sus medidas, estoy encantado de ver como Crepas ha echo relojes para todos los públicos con muñecas normales. Pienso que uno de los grades logros de la relojería es saber diseñar y hacer relojes contenidos con la máxima calidad-detalle, minimo espesor posible y distancia corta entre asas. ¡¡¡Por algo las grandes marcas tienen tanto éxito desde siempre!!! Y, por otro lado, estoy totalmente en contra de esas personas que patalean como niños chicos y ponen en todos sitios comentarios negativos porque solo piensan en ellos y su ego, queriendo solo relojes enormes para satisfacerse sin pensar en la gran mayoría de gente. Mi familia tiene un negocio y sabemos de sobra lo que es tratar con todo tipo de personas, y mi consejo con este tipo de personas radicales y maleducadas que amenazan con vender sus relojes Crepas: adelante! Aquí hay gente de sobra que los comprara! Es mejor ni tenerlas como clientes en ningún tipo de negocio. Dicho esto, me encantaría que Crepas, Táctico y Almirante (ojalá volviera) siguiese realizando relojes entre 42-39 mm de esfera y con distancia entre asas 48,5-46mm (que de paso son las medidas que mueven el mundo y lo que el 90% de la gente quiere y no ir con la espalda doblada por llevar un reloj que pesa medio kilo en la muñeca). Gracias Crepas por crear este Professionale y espero que en el futuro sigan así. Por favor, de ser posible diseñar también relojes de titanio y cobre con estas medidas! Un abrazo muy grande a todo el equipo y colaboradores externos. Os deseo lo mejor 👏🏻 aquí teneis un amigo en Almeria!!! ❤️🤿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy más con Alvaro. Un día me apetece algo discreto, ligero y de tamaño reducido y otro una paellera de 46 mm, pero bien es cierto que mi muñeca soporta ambas cosas y aquellos con diámetro más reducido no se encuentran cómodos con relojes más grandes. Sin embargo, hay aficionados que les sucede justo al contrario e, independientemente de su diámetro de muñeca, gustan de relojes voluminosos. Por eso la gran virtud de una micro, entre otras, es el saber dar satisfacción a cuantos más clientes mejor. Es más, yo creo que una de las señas de identidad de Crepas ha sido el ofrecer resucitar modelos con un cierto tratamiento de sobredimensionamiento respecto al original, en parte por salirse del carril de la simple copia, en parte porque estéticamente los relojes resultaban más "redondos" desde el punto de vista estético y con más aspecto de herramientsa y seguramente también por los propios gustos personales de Pablo Calvo, que es quien decide modelos y readapta el diseño desde cero (con un trabajo que casi nadie de los fans y "haters" de la firma conocen). Yo trataría de contentar a unos y a otros, pero no quedándome siempre en los las medidas que propones, sino alternado modelos contenidos con otros más "hormonados". Al fin y al cabo, no es necesario que todos tengamos todos los Crepas (yo no los tengo, y me he saltado varios) y tampoco es mala política el hacer entender a la gente que debe aprender a saber esperar. Pero como ya he dicho en otros comentarios, todo esto está en la cabeza de Pablo...
      Gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Si, estoy totalmente de acuerdo en que una marca tiene que hacer diferentes tamaños de relojes! Lo que no acepto como he dicho antes es la gente radical y egoísta que solo quiere relojes enormes y punto!
      Crepas siempre ha echo relojes grandes a excepción de los dos últimos, por lo que espero que sean empáticos por la gran mayoría y saquen mas relojes contenidos.
      Por mi parte los relojes grandes no los quiero porque tampoco me gusta llevar demasiado peso en la muñeca y eso al final del día se nota (cervicales, cuello, etc..)
      Por ello, me encantaría una innovación por parte de Crepas en un reloj contenido de titanio de 41 mm y asas por debajo de 48,5 mm, como también tener un Crepas o Táctico de cobre contenido seria perfecto con algún tipo de referencia a algún galeón español de la época!
      Saludos y gracias por su respuesta.

      Eliminar
  4. Pues es mi primer crepas y por cierto encantado. Esperemos que todo salga bien y veamos que nos depara el futuro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenido al club, espero que te de muchas alegrías.

      Eliminar
  5. Hola, que manía con dogmatizar. Yo soy de esos que con una muñeca de 22, pues hay ciertos tamaños que empiezan a parecer lentejas en mi muñeca. Probé con el UDT a bajar de esa barrera de 42 y ciertamente, no son para mí, pero no por ello voy a rasgarme las vestiduras si esta marca, en la que había encontrado acomodo por tamaño, diseño, calidades y para mí precio competitivo, saca algunos modelos a los que entiendo que debo dejar correr, no pasa nada. Ya vendrán modelos posteriores a cubrir este hueco, esta ausencia. Desde un Anko, un Megamatic, cualquiera de la decena que poseo, son RELOJAZOS y como tal los llevo. Y por supuesto, con buenos movimientos y generoso lumen, como nos gustan los divers. Animo a Ana y Pablo a seguir por esta línea, al final hay que intentar llegar al mayor público posible y yo seguiré esperando, pues al siguiente a ver si me encaja mejor. Si estos dos últimos no lo han sido, sigo con los que tengo, pero venderlos por ello... al revés, salen mas porque tienen menor competencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Por eso hablaba yo de tener paciencia y saber esperar, a lo que añado, de acuerdo contigo, lo de saber disfrutar de lo que ya tienes. Por ello es tan importante que una firma como Crepas, que tiene sus seguidores, contente a unos y otros, pero no siempre haciendo relojes de tamaño "democrático". Y, si alguna vez les apetece, también bajar a los 38 mm. Y al siguiente modelo, subir a 44 mm. No pasa nada.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

CREPAS MAGNUM OPUS.

MECA-QUARTZ WATCHES. LOS HIBRIDOS DESCONOCIDOS.

OMEGA X SWATCH BIOCERAMIC MOONSWATCH SPEEDMASTER.