DELMA QUATTRO LIMITED EDITION.

 

Pocas de las novedades del mercado de relojes de buceo me hacen "sudar" en cuanto me entero de su lanzamiento. De hecho, no creo que, hasta la fecha, me hayáis leído una opinión acerca de un diver del estilo: "inexcusable su adquisición para cualquiera que sea amante de este tipo de relojes".

El nuevo Delma Quattro anda peligrosamente cerca de esta categoría, y tan sólo hay un detalle que me suscita ciertas reservas y que desvelaré a lo largo de esta entrada. Todo lo demás me parece, simplemente, lo mejor que se ha presentado en divers, en precio "razonable", en lo que llevamos de 2022...




A todo esto... ¿conocíais la firma? No es precisamente de las más populares ¿verdad? Otra "arrinconada" firma suiza independiente, con casi un siglo de andadura, y de la que se habla relativamente poco en los espacios relojeros.

El nuevo Quattro es, en primer lugar, un reloj con un diseño extraordinariamente original. No absolutamente novedoso, puesto que se inspira en un modelo de cuarzo de la propia compañía, de los años ochenta, pero que retiene por completo la originalidad de sus líneas. Es completamente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver últimamente (si exceptuamos los Ecozilla de Citizen)...




Para empezar, es un reloj desacomplejado en sus dimensiones. 44 mm de diámetro de caja, 13,7 mm de altura y 230 grs de acero. O sea, una herramienta de buceo. Y no sólo por estas cotas y peso, sino también por su propio diseño y sus funcionalidades. Es un reloj en principio para bucear, no para ir a la oficina, a una boda o de copas (aunque cada uno es libre de hacer lo que considere).

Quien lo ha diseñado, lo ha hecho con la mente puesta en facilitar la medida de los tiempos de buceo y descompresión de un buceador, buscar la perfecta ergonomía para su manipulación y la máxima facilidad de lectura.




Si empezamos por lo último, el Quattro "se lee" de manera perfecta en condiciones de baja luminosidad (en profundidad) gracias a la presencia de SuperLuminova C5 en marcadores horarios, juego de agujas y marcadores de bisel (que, según las versiones incluye un insert de acero normal o acero PVD).

Pero también, en cualquiera de sus versiones, se lee perfectamente con buenas condiciones lumínicas, puesto que el juego de agujas y los marcadores destacan nítidamente sobre cualquiera de las esferas disponibles (negra, azul o naranja).

Me llama poderosamente la atención la sustitución de los marcadores 15, 30 y 45 del bisel por uno, dos y tres círculos de luminova respectivamente. Para mí es un detalle inédito en un diver y resuelve un problema común, al menos en los míos: según decae la estimulación del pigmento con el tiempo, los números se difuminan y prácticamente es imposible su lectura. Sin embargo, uno, dos o tres marcadores circulares resultan, probablemente, mucho más fácilmente reconocibles.



El segundo aspecto a destacar es la ergonomía, en dos áreas concretas. La primera, la aquitectura del bisel, con seis prominentes almenados que facilitan la manipulación del mismo con los guantes de buceo.

Pero además, el Quattro esconde un secreto: la caja del reloj incluye un mecanismo para separarla del brazalete metálico o el caucho de dotación (que la firma denomina Rapid Bracelet Exchange System -RBES-) y colocarla de manera aislada sobre una tabla de descompresión de aluminio basada en las investigaciones de Hannes Keller y Albert Bühlmann para múltiples paradas en profundidad. Supongo que esta capacidad modular está pensada más para paradas dentro de cámaras de descompresión que para ser utilizada en profundidad (por el riesgo de perdida del reloj)...






Otro detalle de diseño de este Quattro es su corona, carente de guardas y empotrada en la propia caja del reloj, y para cuya manipulación se suministra una herramienta específica, aunque se puede desenroscar a mano cuando separamos el módulo del reloj accionando el dispositivo que se aprecia en la carrura izquierda adyacente a la válvula de helio. Este dispositivo libera un sistema de balloneta que separa la "cabeza" del reloj, la cual girada unos 30º permite su desmontaje o separación respecto al soporte del brazalete o el caucho.

Puede que este sistema no sea demasiado cómodo para el día a día, pero recordad que esta es una herramienta pensada para profesionales. Y uno de los problemas descritos con los relojes de buceo son los golpes sobre la corona que causan daños en el calibre y/o en la estanqueidad del instrumento. 




El reloj, como se ha comentado, está disponible con colores de esfera negro, naranja o azul, cada uno de ellos combinados con un bisel con insert de acero PVD o acero normal. Son por tanto seis versiones en total.

El calibre seleccionado es un Sellita SW-200 y este es precisamente el único aspecto que comentaba al principio de la entrada y sobre el que tenía mis reservas. Es un buen calibre, está claro, pero no va de la mano con el precio del reloj y sus 38 horas de reserva a mi ya se me hacen algo escasas en comparación con lo disponible en el mercado actual. Lleva un rotor decorado en color oro, y queda expuesto a través de la ventana de la tapa posterior (un detalle para mí superfluo en un diver).








El Quattro es sumergible hasta 50 atmósferas. Viene dotado con el brazalete metálico y con una correa de caucho, ambos adaptables al módulo inferior que les da soporte.

El precio en página web es de 2.090 euros, para cualquiera de las versiones. Se trata de una edición limitada de 999 ejemplares.




En resumen, un auténtico reloj de buceo, pensado para profesionales, extremadamente original en su diseño (al menos personalmente a mí me lo parece) y, en líneas generales, el diver que más me ha impresionado, en su rango de precio, de lo que llevamos de año. 



https://www.delma.ch/pages/quattro/




Comentarios

  1. Interesante modelo, y me parece fantástico que, con diver puesto o no, a des "buceando" en las firmas suizas independientes en busca de piezas interesantes y que no vamos a ver anunciadas en paradas de autobús o paneles publicitarios de aeropuerto. Aunque creo que Delma se pasa de precio. Mil gracias por presentarnoslo.
    PD. Una anécdota personal, pero que habla de la relevancia del blog. Vivo en Suíza, y este sábado, entre outras sorpresas por mi cumpleaños, mi mujer tenia organizada la visita a Atlantic Watches en Lengnau a recoger mi Worldmaster Art-Deco (en el mismo edificio está Epos, aunque no estén vinculadas entre si) . El Director, super amable, me comentó muy orgulloso las dos presentaciones que has hecho agui de dos de sus modelos. Esto explica por si sola la excelente calidad de tus entradas, que se valoran hasta en Suiza. Sigue enseñandonos, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan las firmas independientes y también las micros que trabajan con mucho esfuerzo y poniendo enorme cuidado en sus relojes. Me gustan poco (pero trato de entenderlo) determinadas actitudes (que no sus relojes) de los grandes conglomerados. Ayer mismo leía un artículo en Hodinkee acerca de la nueva clase media dentro del mundo de la relojería, en la que han entrado nuevos actores (muchos de ellos independientes) al tiempo que las grandes firmas clásicas han ido dimitiendo del escalón de entrada (entry level). El año pasado la industria relojera suiza fabricó menos relojes que nunca pero tuvo también el récord de beneficios. Simplemente venden más caro que nunca. Por eso y por otros motivos me fijo en Atlántic (por cierto magnífica elección ese Worldmaster), en Delma y cualquier otra que trabaje con honestidad e independencia. Respecto a la anécdota que me refieres la verdad es que me llena de satisfacción y me anima enormemente a seguir en esta línea. Muchísimas gracias y disfruta de ese Atlántic. Abrazos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

OMEGA X SWATCH BIOCERAMIC MOONSWATCH SPEEDMASTER.

MECA-QUARTZ WATCHES. LOS HIBRIDOS DESCONOCIDOS.

CREPAS MAGNUM OPUS.