CREPAS BATISCAFO. REVISIÓN DE PROTOTIPOS.

 

Dos de los prototipos del recientemente presentado Crepas Batiscafo me han sido cedidos amablemente por la compañía española para su revisión y para que os haga llegar mis impresiones, y es lo que voy a tratar de hacer en esta entrada.

Os adelanto que más que prototipos parecen ya modelos definitivos, listos para enviar al cliente, y en este aspecto difieren bastante de otros Crepas pre-producción que he tenido la ocasión de analizar para el blog. Por esto mismo creo que el feeling que os describiré será (salvando las opiniones personales) muy próximo a lo que sentirán aquellos que adquieran el reloj.




Como algunos ya sabréis, en esta ocasión Crepas ha decidido resucitar un apreciado diver de los años sesenta de la firma Titus et Solvil, el Calypsomatic. Podéis leer algunos datos históricos acerca del modelo y la compañía en el enlace a la correspondiente entrada del blog al final de este post.

El Batiscafo es la respuesta de la firma a la demanda por parte de un sector de sus fans de un reloj más comedido en sus dimensiones, de suerte que se pueda utilizar con mayor comodidad en el día a día, pero sin perder nada de lo que se espera de un Crepas. Por tanto ahí siguen las soluciones técnicas, la robustez y los más de 1000m WR habituales en los relojes de la compañía, pero vestidos de etiqueta...




Efectivamente, no sólo se ha conseguido con este modelo una mayor sincronía con las tendencias del mercado en pos de relojes más contenidos, sino que también, y en el proceso, Crepas ha elaborado uno de sus diver más elegantes hasta la fecha. Apto, además, para más muñecas, incluidas las femeninas, un aspecto éste último muy a tener en cuenta.

Esa cualidad "unisex" se hace notar nada más extraer el reloj de su caja, y curiosamente no sólo porque estimula la vista, sino también el tacto. Es el Crepas más agradable de manipular, sin ninguna duda. Quizás sea debido a las curvas de su caja, tal vez a la calidad de los pulidos, el caso es que ningún otro reloj de la firma me ha parecido tan cálido y agradable al tacto. En este aspecto me recuerda al Cayman, pero aquel es un reloj mucho más voluminoso y pesado.




Si continuamos hablando de sensaciones, he de decir que la manipulación del bisel es exquisita: 60 clicks que giran trescientos sesenta grados con su justa medida de suavidad y firmeza. Algo similar ocurre con la corona, con la finura de roscado y la necesidad de presión suficiente como para estar seguro de su correcto ajuste. 

He de comentar que la caja del reloj es una preciosidad. Ya lo era la del Calypsomatic y esta de 40,5 mm de diámetro y 51 mm L2L reproduce aquellas formas clásicas y ergonómicas para contribuir de manera decisiva a la elegancia del conjunto. Totalmente pulida excepto un cepillado muy satinado en las superficies superiores, muestra unos acabados más que dignos. 






En conjunto, la caja, el bisel (de muy escasa altura) y el cristal zafiro (plano) tan sólo se alzan 12,3 mm lo que, si no estoy equivocado, representa la menor medida en esta cota en cualesquiera de los Crepas. Ello no hace sino favorecer la comodidad del reloj y su elegancia. Y, para sus dimensiones, su resistencia hasta 120 atmósferas de presión me parece todo un alarde.

Por lo que se refiere a los ajustes, puedo afirmar que son más que correctos. Los endlinks del brazalete están bastante bien integrados con la caja y las garras del reloj (no son perfectos pero más que razonables en el rango de precio en el que nos movemos) y no existe desalineado evidente entre los marcadores del bisel y los de la esfera. Insisto en el tacto de los clicks del bisel, que me han parecido adictivos.




En los dos modelos a revisión, el pigmento luminiscente de marcadores, triángulo del bisel y juego de agujas es SuperLuminova "old radium". Esta variante, al menos en estos dos prototipos, es ligeramente menos potente que otras como la C3 o la BGW9 presentes en otros Crepas. El Batiscafo en este aspecto (al menos los prototipos) es mejorable, aunque mi impresión es que está condicionado por el pigmento elegido. Tengo la duda de cómo hubiera quedado otro componente en el modelo azul, por ejemplo la BGW9.




El brazalete metálico de tres eslabones, completamente cepillado, es algo más ligero que el que acostumbran a montar los Crepas, pero gana bastante en flexibilidad y muestra una acusada disminución desde las garras hasta el cierre, estéticamente muy acertada. 

El cierre deployante es bastante sencillo, el más pequeño que yo haya visto en un reloj de la compañía (16 mm de anchura), y al menos en estos dos prototipos carece de extensión para traje de neopreno. Va grabado con el nombre y logo de la firma.




¿Todo lo comentado anteriormente implica que el Batiscafo se sienta en muñeca de manera diferente a otros Crepas? Sí, y no. Evidentemente es más ligero, menos aparatoso y mucho más cómodo, pero no deja de hacerse presente ni de captar la atención (respecto a esto último, más el modelo azul con esfera fumé).

¿Decepcionará a los más acérrimos de la firma? Mi impresión es que no, porque experimentarán una sensación diferente, de mayor confort, pero seguirán sintiendo que llevan un Crepas en la muñeca. 






Sólo me resta agradecer a Crepas la cesión temporal de estos dos prototipos y permitirme la oportunidad de hacer llegar a los lectores del blog las sensaciones que provoca el reloj más contenido, elegante y probablemente equilibrado de la firma hasta la fecha. 



https://www.crepaswatches.com/crepas-batiscafo/



http://tiempodinamico.blogspot.com/2022/01/crepas-batiscafo.html






Manteneos seguros, cumplid las normas sanitarias, usad siempre mascarilla en los espacios públicos, respetad la distancia de seguridad y sed escrupulosos en el lavado frecuente de manos. Es por vuestra salud y por la de los demás.


Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Yo creo que te refieres a que la piruleta de la trotadora y la superficie circular de la horaria pueden resultar redundantes. Pero en todo caso se ajustan al modelo original de Titus (el Calypsomatic) y a mí me refuerzan el aspecto clásico del reloj. La verdad es que las sensaciones con estos prototipos han sido muy muy buenas. Es el tipo de reloj que bastantes aficionados le reclamaban a Crepas y creo que han hecho un buen trabajo eligiéndolo para cumplir el encargo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues sí. Como os comentaba, para ser protos, los encontré nulos defectos a excepción de alguna pequeña nota de polvo casi imperceptible adherida a la superficie interna del cristal, y nada más. Vamos, que estaban para usar.

      Eliminar
    2. Marcas de aquí que triunfan internacionalmente y merecen difusión. Gran labot.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

CREPAS MAGNUM OPUS.

MECA-QUARTZ WATCHES. LOS HIBRIDOS DESCONOCIDOS.

OMEGA X SWATCH BIOCERAMIC MOONSWATCH SPEEDMASTER.