KING SEIKO KSK 140TH ANIVERSARIO SDKA001

 

Supongo que algunos de los lectores asiduos del blog andaréis un poco saturados de leer aquí acerca de modelos tres agujas con fechador, de estilo clásico y cierta vocación de relojes de vestir. Imagino que en algún momento cambiaré de tercio, pero de momento me encuentro a gusto en este terreno.

De lo que no tendréis empacho es de leer, en el blog, acerca de Seiko. Tal es la actividad y número de novedades de la firma nipona que, lo confieso, me cuesta mucho seguir su ritmo. Además siento, últimamente, cierto desapego, debido básicamente al alza de precios generalizada en casi todas sus series. No obstante, el nuevo King Seiko KSK creo que bien merece una entrada en el blog.




No hace demasiado leí, en referencia a otra firma y otro modelo de los sesenta, que, a raíz de la recuperación económica de los años cincuenta, se produjo, tal vez, un cambio en la percepción social del reloj. De modelos de oro o bañados en oro que se compraban para durar toda una vida, como único reloj ("el reloj de") se pasó a considerar la posibilidad de tener varios modelos o incluso coleccionarlos, dando más protagonismo al acero.

Viene esto a cuento por dos motivos. A pesar de ser un modelo de este material, bien pudiera decirse que el nuevo King Seiko sí cumple, y muy bien, con ese apelativo de "reloj para toda la vida" y, por otro lado, puede afirmarse también que su acero es, a día de hoy, uno de los mejor acabados del mercado.





El pulido Zaratsu está, simplemente, en otro nivel. Distingue a algunos de los Seiko de la serie media y a casi todos los Grand Seiko y, en este caso, el acero también ha recibido un tratamiento de endurecimiento para conferirle una mayor resistencia al rayado (algo fundamental para que, a lo largo "de toda una vida" no se arruine el aspecto del reloj). No cabe duda que el pulido Zaratsu se paga, pero tampoco que el resultado final es absolutamente impactante.




Los King Seiko debutaron a principios de los sesenta con la vocación de representar lo más refinado de la firma japonesa (o al menos lo más granado de la factoría Daini Seikosha, rivalizando con la Suwa Seikosha, que fabricaba los Grand Seiko). Si los KS fueron superiores a los GS es una antigua discusión que conocen bien todos los fans de la firma. 

El KSK que se reedita ahora, conmemorando el 140 aniversario de la firma, no apareció hasta 1965. No es el primer King Seiko pero sí es, probablemente, el diseño más redondo de la familia, sobre todo debido a la espectacular arquitectura de sus garras.

EL KSK "44KS" original carecía de fechador, como se aprecia en la imagen previa. Seiko ha decidido, en esta reedición, dotarlo de él, y aún me quedan dudas de si, en este aspecto, acertó.




Otro dato interesante digno de destacar es que, tras el cese de producción de los King Seiko coincidiendo con la protagonismo de los modelos de cuarzo, tan sólo ha habido dos reediciones: el SCVN001que formó parte de la "Historical Collection" de Seiko en el año 2000, y este que nos ocupa hoy. Por eso precisamente va a ser una codiciada pieza de coleccionista, máxime si consideramos que se trata de una edición limitada de tres mil unidades.




Por lo que se refiere al reloj en sí, y aparte del acabado de la caja ya referido, he de decir que ningún otro elemento desentona en absoluto. El trabajo en esfera, marcadores y juego de agujas está extremadamente cuidado, no sé si a la altura del que reciben los Grand Seiko pero, si no es así, desde luego muy cercano.

La caja tiene 38,1 mm de diámetro, unos dos milímetros más que el "44KS" original, y los considero suficientes y adecuados para lo que se pretendía, la reedición de uno de los relojes históricos de la firma. La distancia lug to lug es de 44,7 mm y la altura de 11,4 mm.




En el interior del reloj, el calibre 6L35. No es precisamente uno de los más utilizados por Seiko y su última aparición fue en 2018, dotando al SJE073 de la serie Presage. Por lo que he podido averiguar es la contrapartida de la firma japonesa a calibres suizos de grosor reducido, como el ETA 2892. Un gran calibre, quizás no a la altura de los utilizados en los Grand Seiko, pero extremadamente solvente. Está ajustado a +15/-10 segundos/día.

Va cubierto por una tapa posterior ciega cuyo diseño se aprecia en la siguiente imagen, que a su vez aporta más información interesante: la sumergibilidad hasta 5 atmósferas y la ya comentada serie limitada de tres mil unidades con su consiguiente número de serie.




Como dotación, el reloj aporta una correa de piel negra con una hebilla que incorpora el logo clásico de Seiko.




El precio del reloj en el mercado japonés es de 385.000 yenes, lo que equivale a unos 3.000 euros. No me atrevo a decir que no los valga el reloj (que me parece fascinante) pero sí que hay alternativas en el mercado de relojes con similar concepto y más económicos, sin ir más lejos por ejemplo el Rado Golden Horse.






Manteneos seguros, cumplid las normas sanitarias, usad siempre mascarilla en los espacios públicos, respetad la distancia de seguridad y sed escrupulosos en el lavado frecuente de manos. Es por vuestra salud y por la de los demás.

Comentarios

Entradas populares

RELOJES QUE LUCEN COMO ANTORCHAS

SEIKO 6139-6002. EL PRIMER CRONÓGRAFO AUTOMÁTICO EN EL ESPACIO.

ORIENT KAMASU.