EL RELOJ DE 2021.

 

Creo recordar que el año pasado ya presenté una entrada acerca del o los relojes que me parecieron los más importantes del 2020. Tal vez sea bueno matizar... no se trata de descubrir cuál es el reloj más destacado del 2021, si no más bien emitir una opinión acerca de qué modelo, simplemente, me ha gustado más este año.

Como podéis suponer el número de novedades que han aparecido a lo largo del año que acaba es inmenso, teniendo en cuenta el gran número de compañías y la intensa actividad del sector. Así que elegir uno o dos relojes favoritos me resulta complicado. Pero aún así trataré de llevar adelante esta entrada y exponer las razones de mi elección.




Creo, sin temor a equivocarme que, si hubiera tenido que elegir un sólo reloj asequible (o de precio no disparatado) para incorporar a la colección a lo largo de 2021, hubiera optado por el Kurono Tokio Anniversary Toki. Para ello no sólo hubiese necesitado un par de miles de euros largos sino también bastante suerte, porque todas las unidades se agotaron en escasos diez minutos.

Ello da una idea de la pujanza y el interés que despierta la firma del maestro Hajime Asaoka, no sólo por sus depuradísimos diseños, sino también por su sensibilidad y sentido de la belleza tan nipones.




Cuando Asaoka diseñó este reloj buscó un color de la esfera absolutamente único y original. Algo que recordase, o se acercase, a la tonalidad de las plumas del ibis con cresta japonés, un ave símbolo de la buena fortuna y la felicidad en el país asiático. Sus plumas tienen un color similar al del sol naciente y el maestro Asaoka quiso dejar reflejada esta visión en la esfera del Anniversary Toki. No he podido resistir la tentación de incorporar una imagen del ave en cuestión:




Lo cierto es que me fascina esa sensibilidad nipona que intenta trasladar a los objetos cotidianos la realidad de la naturaleza propia de su país. Lo hace Grand Seiko por ejemplo en sus esferas, inspirándose en bosques de abedules o lagos y lo ha hecho para la ocasión la joven Kurono Tokio en esta edición limitada.

El color del dial, verdadero protagonista del reloj, varía según la luz que reciba. Si es luz blanca la esfera adopta un color púrpura violáceo, mientras que si la luz vira a un espectro más amarillo el dial ofrece un aspecto más dorado. Conseguir esta riqueza de color lleva detrás un sinfín de pruebas con los pigmentos y sus espesores, pero el resultado va mucho más allá de lo que podamos encontrar en gran parte de la industria relojera occidental.




No descubro nada si comento que el reloj es un modelo clásico y elegante, con vocación más "de vestir" que de otra cosa, pero debo añadir que su diseño se inspira, esta vez sí, en alguno de los grandes relojes occidentales de los cuarenta y cincuenta. Concretamente me viene a la cabeza el Universal Geneve Polerouter, por poner un ejemplo. 

Creo que en este aspecto se pone de manifiesto otra de las grandes cualidades niponas, como es la de tomar como base diseños no propios y tras un concienzudo trabajo, elaborar un producto si cabe mejorado. Creo que, estéticamente, el Toki es irreprochable y, conceptualmente, conjuga lo mejor de la relojería nipona, con lo mejor de la occidental. 




Fiel reflejo del éxito del reloj y de su repercusión mediática es el buen número de publicaciones en la prensa especializada y en las redes sociales. Afortunadamente están disponibles imágenes sobre muñeca y "al natural" que muestran el comportamiento camaleónico de la esfera en función de la luz que incida sobre ella.






Por resumir, y en pocas palabras, mi reloj favorito del 2021, que no quiere decir que sea el mejor reloj de este año...



Accesit


Hay otro reloj que, en un rango de precio menor y con una mucho mayor accesibilidad, yo hubiera incorporado gustoso este año a la colección.




Se trata del Christopher Ward C63 Sealander. Es ese tipo de reloj "para todo" (GADA) que además aglutina en sí mismo buena parte de la filosofía del blog: la mejor calidad posible en un precio contenido.

Es uno de los mayores éxitos de la firma británica, cuyo salto en calidad ha sido más que destacable en el último par de años. 




Alguno de sus puntos fuertes son el cuidado diseño de la esfera (lacada con efecto gloss), de sus elementos (marcadores aplicados, grafías) y del juego de agujas, así como la arquitectura y acabados de su caja, bien dimensionada y con una excelente ergonomía sobre muñeca.

Su legibilidad es perfecta, en cualquier condición lumínica (viene dotado con Superluminova Grado X1 BL C1 de alta intensidad) y, siendo sumergible hasta 10 atmósferas, reúne todos los requisitos para convertirse en el perfecto reloj asequible "para hacer cualquier cosa e ir a cualquier sitio". Un concepto de reloj que cada vez me gusta más...





Bien, para despedir la entrada, que es la que cierra el año, sólo me queda desearos un excelente y próspero 2022. Si viene acompañado de algún reloj que os haga especial ilusión, pues mejor todavía.

Lo que no os va a faltar será este blog, que cumplirá en el mes de Agosto su décimo aniversario. ¡Nos vemos en 2022!







Manteneos seguros, cumplid las normas sanitarias, usad siempre mascarilla en los espacios públicos, respetad la distancia de seguridad y sed escrupulosos en el lavado frecuente de manos. Es por vuestra salud y por la de los demás.



Comentarios

  1. Si, ese japones es realmente un objeto extremadamente bello.
    Muchas gracias por el blog!

    ResponderEliminar
  2. Comparto los gustos. Ambos relojes son realmente hermosos. Muchas gracias por este blog y a por otros 10 años mas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

CREPAS MAGNUM OPUS.

MECA-QUARTZ WATCHES. LOS HIBRIDOS DESCONOCIDOS.

OMEGA X SWATCH BIOCERAMIC MOONSWATCH SPEEDMASTER.