BALTIC AQUASCAPHE BRONZE.



Una de las microfirmas más potentes de panorama actual es la francesa Baltic. Yo diría que se pelea duramente por el liderato con la canadiense Halios y dos o tres más. Como Halios, acertó desde el principio con el tipo de reloj que entusiasma a cualquier aficionado.

Y a partir de ahí tan sólo hay que ir desarrollando un concepto, cuidando los materiales y los acabados y promocionarse en los principales portales relojeros, recogiendo las mejores críticas. Lo último de Baltic es este Aquascaphe Bronze.





La serie Acuascaphe es uno de los divers procedente de microfirma estéticamente más acertado en años y, trabajando sobre esa base, desarrollar un modelo en bronce era relativamente sencillo... y seguro. 

Un valor añadido es que Baltic (como Halios), no ha necesitado inspirarse en ningún clásico del buceo del pasado siglo. La calidad del resultado yo creo que salta a la vista. 





Creo que no se puede poner ni un reproche a un reloj con una elaborada caja de bronce en sintonía con los tiempos en cuanto a dimensiones (39,5 mm de diámetro, 47 mm lug to lug), con un espectacular zafiro abombado que se aprecia en la imagen previa y uno de los mejores diseños de esfera que se puedan encontrar en un diver de este precio.

Efectivamente, la perfecta ausencia de fechador, las proporciones y moderno diseño de los numerales principales, la discrección de las grafías y ante todo el color azul profundo sunray conforman un conjunto sobresaliente.





A diferencia del resto de la serie, este Aquascaphe Bronze incorpora dos pequeños guardacoronas, muy bien integrados en el resto de la caja. 

El bisel, también en bronce, presenta un sutil toque steampunk al añadir unos pequeños remaches a modo de marcadores de las horas no principales.





Como no debe ser de otro modo, la tapa posterior, de acero, es ciega y viene acompañada del grabado de un buceador que podéis observar en la imagen. De dotación, una correa de caucho estilo Tropic, azul, que redondea el conjunto para dar un solvente aspecto clásico a este Aquascaphe Bronze.





En cuanto a las consideraciones técnicas, el reloj es sumergible hasta 200 metros, y el su calibre es un Miyota 9039. Este movimiento, utilizado por diversas micros, aporta un par de ventajas respecto al ubicuo 9015. En primer lugar, carece de función calendario y por tanto no incorpora la rueda de fechador ni la primera posición de la corona para el cambio de fecha.

Y en segundo lugar, tiene una menor altura (8,25mm Vs 8,6mm) lo que permite diseñar cajas de menores dimensiones. El Aquascaphe Bronze, con el zafiro abombado, tan sólo tiene 12 mm de grosor.

Además cada reloj se monta y testa en las instalaciones francesas de la compañía en Besançon, al tiempo que se ajustan convenientemente los calibres.





¿Cuál es su efecto sobre muñeca? El que acabáis de ver, ya con el desarrollo de cierta pátina sobre el bronce. Este es uno de los aspectos a tener en cuenta y que a mí, personalmente, me retrae más. Va muy en función del tipo de aleación de bronce y su porcentaje de aluminio en la misma, aparte de otros factores como la humedad ambiental. 

En este caso se trata de CuAl8, en vez del habitual CuSn, con alta resistencia a la corrosión y temperatura y con una tonalidad menos marronácea y algo más cálida. Probablemente desarrolle una pátina más uniforme, aunque eso sólo puede saberse pasado un tiempo.





Baltic ha comercializado inicialmente 300 piezas, todas vendidas en este momento (precio de tarifa de 750 euros) pero no se trata de una edición limitada por lo que es probable que sin tardar demasiado ofrezca de nuevo el reloj a la venta.


https://baltic-watches.com/en







Manteneos seguros, cumplid las normas sanitarias, usad siempre mascarilla en los espacios públicos, respetad la distancia de seguridad y sed escrupulosos en el lavado frecuente de manos. Es por vuestra salud y por la de los demás.


Comentarios

Entradas populares

RELOJES QUE LUCEN COMO ANTORCHAS

SEIKO 6139-6002. EL PRIMER CRONÓGRAFO AUTOMÁTICO EN EL ESPACIO.

ORIENT KAMASU.