RADO CAPTAIN COOK OVER POLE.

 

Bien se puede afirmar que el Captain Cook, reeditado por Rado hace un par de años aproximadamente, permitió reubicar a la firma en la "wishlist" de no pocos aficionados. Significó para la compañía atraer de nuevo el foco de atención de las publicaciones y portales relojeros, así que ¿porqué no insistir en esta fórmula de éxito?

Por ello, hace unos días presentó una nueva versión, denominada Over Pole, recuperando una de las variantes menos conocidas del Captain Cook. Veamos qué propone Rado, cuáles son sus características y finalmente, cuál es el rango de precios en el que lo ubica.




Mi primera impresión es la que quiero hacer constar en esta entrada desde el inicio. Para mí, es ese tipo de reloj que, cuando lo aprecias en las fotografías de las publicaciones especializadas, te llama inmediatamente la atención, pero que resulta imprescindible valorar físicamente. 

Tras esa valoración, puede resultar que el reloj te parezca espectacular, o que sufras un completo desengaño.¿Porqué? Básicamente por su diámetro de caja, que a priori se me hace insuficiente para "mostrar" y "ordenar" toda la información y elementos que exige un horas del mundo. Yo no sé si 37 mm de diámetro de caja permiten exponer con conveniente visibilidad un bisel con 24 ciudades y absorber sin mayor problema todos los elementos que se aprecian en la esfera (grafías, logo, marcadores y carril externo con indicación de 24 horas).




Otra duda que me plantea es el color del dial, que no acierto a diferenciar con claridad. Parece que se trata de un color plata con degradado inverso hasta casi el negro en la periferia de la esfera. Es un contraste muy intenso en un corto espacio teniendo en cuenta el diámetro de caja, y puede quedar genial o excesivamente "brusco", haciendo parecer aún más pequeño el dial de lo que realmente es. Mi impresión en las fotografías es, además, de cierta frialdad del conjunto.

Eso sí, doy prácticamente por seguro que ha de resultar compleja la lectura de las ciudades del mundo en el bisel, el cuál ya de por sí no es excesivamente generoso.




De lo que estoy plenamente convencido es que la calidad de acabados del reloj será excelente, al mismo nivel que las versiones previas del Captain Cook. Es un reloj que, en vivo, impresiona por sus terminaciones y la calidad de sus materiales.

Por poner un ejemplo, en el caso del Over Pole, el grabado de los nombres de las 24 ciudades en el bisel cerámico se realiza mediante láser. Puede que ello favorezca la diferenciación de las correspondientes letras y facilite su lectura.




Como os comentaba, el diámetro de caja es de 37 mm, perfectamente alineada con las tendencias vigentes, pero yo no recuerdo ahora mismo un horas del mundo actual con esta medida. Su longitud L2L es de 43,1 mm y la altura total de 10,3 mm. En conjunto, es un reloj pequeño, de escasa altura y que debiera resultar cómodo sobre muñeca. Con estas dimensiones de caja, el reloj es estanco hasta 10 atmósferas de presión.




Como se aprecia en la imagen previa, se mantiene la arquitectrua del insert del bisel cerámico, propia de los Captain Cook, cóncavo hacia a esfera, y se añade un cristal zafiro de acusada curvatura.

Otra de las particularidades del reloj es su calibre. Para la ocasión, Rado ha optado por un movimiento de carga manual, denominado R862, sobre base ETA, con 80 horas de reserva de marcha y espiral de Nivachron, lo que favorece la resistencia a campos magnéticos del reloj.




El movimiento queda expuesto a través de la ventana de la tapa posterior y, ciertamente, resulta altamente atractivo a la vista gracias a su decoración.




En cuanto a dotación, a tenor de lo que he podido averiguar, el Over Pole se acompaña de una correa de piel y de un brazalete metálico de tipo BOR (beads of rice), con el cuál yo veo al reloj con más presencia.








Por último comentar que se trata de una edición limitada de 1.962 unidades, con precio unitario de 2.550 euros.




Comentarios

  1. Me parece un reloj bastante interesante desde el punto de vista estético, aunque sobre todo me llama la atención el que sea manual, algo no muy habitual en la marca si no me equivoco (marca que en España al menos pasa un poco desapercibida injustamente). Genial entrada, como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé, estoy de acuerdo. No sería mala cosa que las firmas volviesen a apostar por los calibre de carga manual.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

CREPAS MAGNUM OPUS.

MECA-QUARTZ WATCHES. LOS HIBRIDOS DESCONOCIDOS.

OMEGA X SWATCH BIOCERAMIC MOONSWATCH SPEEDMASTER.