TEMPORE LUX RACING ONE.

 

Hablemos hoy de Tempore Lux y su último modelo, el Racing One. ¿No los conocíais? Confieso que yo tampoco hasta hace unas fechas, y para que no os suceda como a mi, es recomendable que leáis esta entrada.

Vienen al blog no porque el Racing One represente el reloj más original que sea posible encontrar, sino porque he detectado determinadas condiciones del mismo y de la compañía que me han resultado interesantes y que voy a tratar de explicaros en los siguientes cinco o siete minutos de lectura. 




Primero, presentar la compañía. Tempore Lux es una microfirma radicada en Mallorca cuyo propietario, David Ramírez, es un apasionado de la relojería en general y de los relojes vintage en particular. 

Este que os presento hoy no es su primer reloj, dado que llevan operativos desde 2017, pero desde luego, como el propio David confiesa, es el que les ha dado más visibilidad. Quizás porque sea su producto más completo hasta la fecha.




Se trata de un crono racing con el look de los años sesenta-setenta en el que se ha trabajado con cuidado, como os iré explicando. Recientemente ha cerrado con éxito su campaña de Kickstarter y se ofrece con tres esferas diferentes: plata (con subesferas negras o azules), azul y rojo burdeos (en todos los casos con efecto sunburst). 

Los macros de la esfera revelan un buen tono de acabados tanto en el dial (grafías, efecto rayos de sol...), como en los marcadores aplicados y en el juego de agujas. Añade pequeñas pelas de SuperLuminova en los extremos distales de los marcadores horarios y en las agujas horaria y minutera.









La caja (que quizás sea el elemento que menos me convence) de tipo cojín, tiene un diámetro de 41 mm y ofrece un buen nivel de acabados, con un cepillado radial en su superficie anterior, y carruras y asas pulidas. Su arquitectura es acorde al tema del reloj (un modelo racing) pero resulta quizás un poco alta (al menos en imágenes) y con un diseño de garras que cuesta un tanto integrar en el resto del conjunto. 






Por lo que respecta al look general, mi opinión es que la versión azul es la más compensada, debido a que la escala de taquímetro interna apenas contrasta con la esfera ofreciendo un aspecto más amplio de la misma, mientras que el el resto de versiones esa escala "come" un poco (aunque no excesivamente) el dial... El efecto que os comento se aprecia bien en la siguiente imagen:





Uno de los puntos fuertes del reloj, en mi opinión, es su calibre. No por la opción seleccionada en sí (si deseas comercializar un crono automático asequible es el primer candidato que ofrece el mercado) sino por el cuidado que se ha puesto en su ajuste.

El Seagull ST-1901 es revisado y regulado convenientemente en el taller S'hora des Rellotge por el maestro relojero Miguel Angel Martínez, lo cuál constituye toda una garantía. No sólo ajusta el calibre sino que realiza el montaje del reloj completo, y por tanto creo que el comprador puede estar bien tranquilo por lo que respecta a estos dos aspectos tan importantes.



 
Como se aprecia el ST-1901 queda expuesto a través de la ventana posterior de la tapa del reloj. Es un calibre que, no por perfectamente conocido por los aficionados, deja de ser agradable de admirar, como se puede comprobar.






Otro de los elementos que me gustaría destacar es la dotación y presentación del reloj. Se puede optar por un brazalete metálico cuyo diseño es la primera vez que observo: eslabones pulidos con parte de ellos perforados consiguiendo un convincente efecto racing, completamente en consonancia con el propio reloj. Me queda la duda de si un cepillado de calidad ligeramente satinado hubiera conseguido aún un mejor efecto pero desde luego pone bien a las claras el cuidado que se ha puesto en el Racing One.

Pero es que además existe la opción de dotarlo de una correa de piel también perforada, en este caso confeccionada por el maestro Jacobo, de Jacobstraps. Y eso significa que el reloj se acompaña de una de las mejores correas artesanales del mercado...




Respecto a la presentación, nada que objetar (y menos para un reloj de este nivel de precio) dado que viene acompañado de una caja de madera forrada en su interior y con el logo de la firma idéntica a la de la imagen precedente.




El reloj sobre muñeca, al menos en las imágenes disponibles, consigue sobradamente el efecto perseguido, el de un crono racing con acabados cuidados, técnico y no excesivamente voluminoso. 

En resumen, creo que se trata del mejor producto hasta la fecha de esta joven compañía. Un reloj interesante y a tener en cuenta si estamos interesados en un crono automático asequible bien alineado con el look de los relojes racing de los años sesenta y setenta.








Manteneos seguros, cumplid las normas sanitarias, usad siempre mascarilla en los espacios públicos, respetad la distancia de seguridad y sed escrupulosos en el lavado frecuente de manos. Es por vuestra salud y por la de los demás.


Comentarios

  1. Review de calidad como es costumbre. Un reloj a tener en cuenta por su calidad-precio y creo tambien que por ser reciente no debe abundar en las manos por la calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sí, un reloj sólido, cuidado y con precio asequible. Voy a seguir con atención a Tempore Lux porque creo que promete...

      Eliminar
    2. Conocí a Tempore Lux casi cuando empezaban (https://www.javiergutierrezchamorro.com/entrevista-a-david-ramirez-tempore-lux/) comparten valores conmigo, llegar a producir relojes de calidad en España, algo que poco a poco van consiguiendo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

CREPAS MAGNUM OPUS.

MECA-QUARTZ WATCHES. LOS HIBRIDOS DESCONOCIDOS.

OMEGA X SWATCH BIOCERAMIC MOONSWATCH SPEEDMASTER.