TAG HEUER AQUARACER WAY111.BA0928 QUARTZ.

 

En esencia, hablar del TAG Heuer Aquaracer significa mencionar al heredero de los primeros relojes de buceo o acuáticos de Heuer y también del reloj que, en nuestros días, continúa una de las sagas de divers con más tradición dentro del mundo de la relojería.

Hemos mencionado en el blog el Heuer 844 no hace demasiadas fechas. El primer reloj de buceo de la firma, comercializado en 1978, fue el que mantuvo sus ventas y la permitió sobrevivir durante la crisis del cuarzo y el precursor de los TAG Heuer diver actuales. Aquel reloj y su prolífica descendencia (series 1000, 1500, 2000, 3000, 4000, 6000) desembocaron, tras diversos avatares, en los actuales Aquaracer.





Bien se puede decir que, dentro de toda esta saga, los calibres de cuarzo tuvieron como mínimo el mismo protagonismo que los automáticos. Todas las generaciones de relojes de buceo de Heuer y posteriormente TAG Heuer, han mantenido en su catálogo los calibres de cuarzo. Algo que no pueden afirmar otras firmas reputadas. 

En mi opinión, este hecho responde al concepto que siempre ha guiado toda la colección, que la firma denomina "seis caracteristicas" ("six features"): 200 metros WR (al menos), corona roscada, cierre de doble seguridad, bisel unidireccional, cristal zafiro y marcadores luminiscentes. Condensan la filosofía de un reloj asequible, fiable, deportivo y preciso que siempre ha caracterizado a los relojes acuáticos de la firma y los calibres de cuarzo, por precisión y robustez, siempre han encajado muy bien en este concepto.




El primer TAG Heuer con denominación o sobrenombre Aquaracer, el 2000 Aquaracer (imagen previa) se comercializó en 2004, y en esencia era la continuación de la serie 2000 Sport, descatalogada unos años antes. Representaba el objetivo de "recuperar cuota de mercado en el segmento de relojes de buceo con bisel de aluminio". 

El reloj se comportó bien desde el punto de vista comercial, hasta el punto que en adelante TAG Heuer decidió unificar toda su colección de buceo bajo el paraguas de la denominación Aquaracer. Y así ha continuado hasta nuestros días, con cinco generaciones consecutivas. Siempre manteniendo, como comentaba, los calibres de cuarzo (al menos hasta la fecha, desconozco los planes de TAG a futuro).




Hacía ya muchos años que tenía la intención de trastear algún TAG Heuer. Una firma como he comentado reputada, de larguísima tradición, pero también polémica entre los aficionados. Una de esas firmas que se ama o se odia, el caso es que no se sabe demasiado bien porqué ni lo uno ni lo otro. Una dualidad que supongo despiertan casi todas las firmas "de lujo" pero que es más acusada en el caso de TAG. 

Los diver de la compañía no generan por lo general tanto interés entre los coleccionistas (Heuer fue pionera y líder en la fabricación de cronógrafos y en toda circunstancia se la relacionará con el mundo del motor). Sin embargo, para los aficionados a los relojes de buceo los diver de la firma, hoy representados por el Aquaracer, siempre serán un indiscutible dentro de cualquier colección. Y, desde el punto de vista "histórico", quizás sean los modelos de cuarzo los más apetecibles. 




Algunos de esos aficionados dicen que el Aquaracer referencia WAY111C.BA0928, esfera azul, es uno de los estéticamente más compensados de las cinco generaciones fabricadas hasta la fecha. Eso yo no lo sabía antes de escribir esta entrada y voy a tratar de comprobar si tal afirmación se ajusta a la realidad. 

La primera impresión que causa el reloj es la de estar en consonancia con el segmento y nivel de precios en el que milita TAG Heuer. La calidad percibida en cuanto a acabados es muy alta, en todos los elementos: mecanizado de la caja y brazalete (este último con un cepillado satinado espectacular), esfera (azul sunburst que tiende al gris en función de la luz que reciba y el ángulo de visión), grafías, juego de agujas, corona (roscado extremadamente suave...). Ni siquiera el bisel con su insert de aluminio desentona y, a decir verdad, no se echa en falta en absoluto el que dicho elemento fuese cerámico.




Un bisel con forma de dodecaedro que, como se aprecia en la imagen previa, está concienzudamente trabajado, alternando superficies pulidas y cepilladas en su grip, que además incorpora seis almenados simétricos que ayudan a su manipulación con guantes de buceo (y sin ellos). Tiene 120 clicks y su tacto es perfecto, no demasiado duro pero tampoco excesivamente suave. 

Aparte de la indiscutible calidad de los acabados, otro de los aspectos destacables del reloj es su excelente ergonomía. Con apenas 11 mm de altura de caja, 41 mm de diámetro y 46 mm L2L es extremadamente cómodo sobre muñeca, sensación a la que contribuye un brazalete metálico cuyo equilibrio entre flexibilidad, solidez, diseño y acabados es sobresaliente. 




Es un brazalete tipo oyster con alguna peculiaridad, en especial en el diseño de sus eslabones centrales, que incorporan un biselado en sus extremos superior e inferior que aporta un mayor relieve a la pieza y un aspecto más anguloso y deportivo. Como ya he comentado, el acabado cepillado ligeramente satinado de las superficies interna y externa es excelente (los cantos reciben un acabado pulido).

Se completa con un cierre sencillo, firmado, con doble pulsador y con extensión desplegable para traje de neopreno. Es correcto pero mejorable (de hecho se ha sustituido en los últimos Aquaracer automáticos presentados).




Uno de los aspectos al que más atención presto cuando trasteo un diver es el rendimiento de su lumen. En el caso de este Aquaracer he de decir que es más que correcto en cuanto a potencia y persistencia y además presenta un patrón peculiar (dos tipos de pigmento distintos) que facilita la lectura en condiciones de escasa luz ambiental.

Supongo que se trata de SuperLuminova BGW9 distribuida en marcadores horarios y porciones proximales de las agujas minutera y horaria, mientras que la C3 se reserva para los segmentos externos tanto de los marcadores horarios principales como del juego de agujas. Sólo se echa en falta una "lolly pop" en la aguja segundera, que simplemente tiene su porción más distal pintada en color naranja.




Respecto a la tapa posterior, ciega, mantiene el ya clásico diseño de los Aquaracer con el grabado de la escafandra de buzo en el centro y los datos de interés grabados en la periferia (número de serie, referencia, sumergibilidad...)




A modo de resumen creo que se pueden extraer algunas conclusiones interesantes acerca de este TAG Heuer. La primera y fundamental, que es un digno sucesor de los primeros Heuer de buceo (referencias 844 automático y 8440 de cuarzo) y hereda el saber hacer y la experiencia de una firma que ha mantenido esta línea de producto durante más de cuarenta años. Esto puede parecer intrascendente, pero no lo es en absoluto. Con el reloj en la mano, te das cuenta de detrás está todo ese bagaje, que se traduce en calidad de acabados, estética depurada y ergonomía/comodidad sobre muñeca.




¿Cuarzo o automático? He de reconocer que la decisión va mucho en preferencias personales. A la vista de las sensaciones que ofrece el reloj, considero que el cuarzo no desmerece en absoluto frente a las otras dos opciones actuales en catálogo (el recientemente presentado Aquaracer Professional 300m y el Aquaracer 300m). Es además un poco más contenido de tamaño (41mm Vs 43 mm) lo que favorece su comodidad. Y, quizás para la razón de ser del reloj (un diver para uso deportivo) el calibre de cuarzo ofrece una mayor robustez (pero claro, este argumento se podría utilizar para cualquier otro reloj con similar concepto). Y evidentemente es sensiblemente más económico.




Puede que los haters de la firma ofrezcan fundados argumentos para justificar su sentimiento, pero no pueden hacerlo poniendo como ejemplo este Aquaracer que, en mi opinión, es un reloj irreprochable.






Manteneos seguros, cumplid las normas sanitarias, usad siempre mascarilla en los espacios públicos, respetad la distancia de seguridad y sed escrupulosos en el lavado frecuente de manos. Es por vuestra salud y por la de los demás.


Comentarios

  1. La verdad, que siendo honestos y objetivos, estamos ante un diver con una mala relación calidad-precio, tanto en la versión de cuarzo como en automático. En este caso, Tag Heuer puede presumir de unos acabados excepcionales en la caja y el brazalete, pero sólamente éso, porque de resto, en cuanto a calibre se refiere, no estamos ante nada del otro mundo por el precio de tarifa que tiene. Para mí gusto, justificar el PVP que tiene el Aquaracer, hubiera pasado por tener certificado ISO 6425 o de Cronómetro, equipar el calibre automático con una espiral antimagnética... algo que le hiciera justicia para merecer desembolsar lo que hay que pagar por él. Pero se ve que no, que Tag no está por la labor de ofrecer innovaciones técnicas, pretendiendo vivir del rédito publicitario de ser una marca "de lujo", en muñecas de deportistas y famosos, en la misma línea que Breitling.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas apreciaciones que se agradecen sinceramente. No he querido entrar a valorar si el reloj vale lo que se pide por él en catálogo (cosa muy distinta a lo que se paga en relojería autorizada o lo que ha costado esta unidad concreta) dado que es una cuestión aplicable a cualquier reloj. He enfocado el post como hago muchas veces, con una orientación histórica por un lado y expresando las sensaciones sobre muñeca por otro. Creo que cualquier comprador puede tener confianza en cuanto al buen funcionamiento y estanqueidad de este reloj, al mismo nivel que cualquier otra firma del mismo segmento. Y es por todo esto por lo que mi evaluación global del reloj es favorable, sin entrar en la discusión del precio. ¿Hay otras opciones? Indiscutiblemente. Por entrar al trapo, dudaría muchísimo entre un DS Action Precidrive (por cierto, un reloj cuya sensación sobre muñeca es como poco igual de buena) y este TAG...

      Eliminar
  2. Sin lugar a dudas, como bien dices, hay opciones muy interesantes, tal como el DS Action Precidrive de Certina. Por otro lado, entiendo perfectamente el enfoque de tu artículo, y sí, desde luego que el Aquaracer es 100% cumplidor como diver profesional, aunque éste no esté certificado como tal. Para mí, el más bonito de todos fue el que lanzaron en 2004, tal y como comentaste, el cual, tenía un aire, una reminiscencia, al Omega Seamaster "Bond" de los 90.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre excelente review.
    Discrepo en lo comentado de que pasa por diver profesional 100 por ciento. Para esto le falta el lumen en la mano segundera. Necesario en lo oscuro y profundo para chequear que el reloj no se ha parado.
    Otra cosa que veo mal a la altura de estos tiempos, es el inserto de aluminio en el bisel. Las rocas de arrecifes e hierros de pecios sumergidos daran buena cuenta de este debil bisel. Concuerdo en lo comentado de la relacion precio-calibre. Como reloj para usar en superficie bien. De buzo, tiene que cojer la cola con los verdaderos reloj herramientas del mercado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente y como comenté en el post que se echa en falta el lumen en la segundera, si bien es cierto que en no pocos divers la potencia y persistencia de dicho elemento se agota de manera temprana, perdiendo su eficacia. Respecto al bisel cerámico resiste mejor las erosiones pero no los golpes directos en cuyo caso existe el riesgo cierto de fractura, algo menos probable en caso del aluminio.
      Veo que el reloj crea polémica y sano debate, eso es que no deja indiferente...

      Eliminar
    2. Muy cierto su comentario amigo L. Iglesias sobre la fractura del bisel de ceramica. Solo me gustaria añadir, que generalmente los golpes rapidos que harian posible este tipo de impacto, serian en superficie sin riesgo para la vida del buzo, bajo el mar, este se encarga de amortiguar los movimientos bruscos capaces de fracturar la ceramica, hay alguna posibilidad pero es minima bajo el agua. Tambien decir que se estan realizando avance en las mezclas ceramicas para hacerlas mas resistentes a impactos. Muchas gracias por el espacio.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

CREPAS MAGNUM OPUS.

MECA-QUARTZ WATCHES. LOS HIBRIDOS DESCONOCIDOS.

OMEGA X SWATCH BIOCERAMIC MOONSWATCH SPEEDMASTER.