CREPAS MEGAMATIC. ANALISIS EN MUÑECA.



Estamos ante el Crepas más voluminoso hasta la fecha y eso es mucho decir en el caso de la firma española, cuyos modelos casi nunca fueron raquíticos ni famélicos. El Megamatic es probablemente el pariente culturista de la familia, anguloso y fibrado.

Como ya es tradición en el blog, hoy toca análisis al detalle para tratar, como siempre, de hacer llegar impresiones y sensaciones, que probablemente no pocos aficionados deseen conocer dadas las características tan peculiares del modelo en cuestión.





La primera impresión que me causó el Megamatic fue de cierto alivio. Pensé: "aún quedan microfirmas capaces de salirse del carril de las tendencias actuales". Como sabéis, no pocas están ofreciendo divers cada vez más contenidos de tamaño, por debajo de los 40 mm. 

No digo que, desde la perspectiva histórica, esta tendencia carezca de justificación, dado que efectivamente muchos de los relojes de buceo clásicos no excedían ese diámetro. Pero de vez en cuando apetece cierta transgresión, como es el caso. He comentado en algunas redes sociales que el Megamatic es de todo menos políticamente correcto, precisamente en el sentido que os acabo de comentar.





Lo cierto es que este Crepas, a pesar de sus particularidades, puede haber sido uno de los modelos de la firma mejor recibido, en sus críticas iniciales, por los aficionados. Ello expresa, de alguna manera, que el reloj consigue superar con facilidad las reticencias y el shock que pudiera suscitar nada más extraerlo de su embalaje.

Yo creo que este efecto se debe a varios factores. Uno de ellos es que enseguida aprecias la convincente relación entre valor y acabados. Puede que sea uno de los pocos Crepas totalmente cepillado en sus superficies (quizás el  Engelsfisch si no recuerdo mal, sea otro ejemplo) y, aunque personalmente prefiero la presencia de superficies pulidas, reconozco que el trabajo y el aspecto final de la caja del Megamatic es realmente bueno. No le he encontrado defectos apreciables y además las líneas y ángulos muestran unos trazos muy elaborados (sobre todo a nivel del biselado superior, que en ambas carruras no es una superficie de aristas paralelas, sino que aumenta en anchura hasta media caja).





Quizás uno de los detalles que más me ha agradado es el pantone de la esfera, un azul no demasiado profundo que gira a grisáceo en función de la luz ambiental y el ángulo de visión. Es muy parecido al del Omega Ploprof, por poner un ejemplo. Además, sigue los cánones de otras esferas de Crepas, con los marcadores horarios estampados, muy bien definidos. Me atrevería a decir que el esferista es el mismo que en el caso de otros modelos previos de la firma.

El lumen tiene un rendimiento excelente, carga de manera intensa y mantiene su potencia de modo prolongado bastante más de 1 hora, y aún permite la lectura en cualquier momento de la noche. Además muestra dos tonos diferentes en juego de agujas y marcadores de esfera y bisel, aunque en la página web de Crepas se especifica que en ambos casos la luminova utilizada es C3. El efecto es espectacular.





Es muy obvio que el reloj tiene algunos otros elementos "desmesurados". En concreto, la corona (en esta unidad a las nueve, aunque Crepas dio la oportunidad de ubicarla en su posición normal) que es de un diámetro enorme (por cierto, su roscado y desenroscado es excelente) y también el juego de agujas (si me apuráis, una de las mayores minuteras de la historia de los relojes de buceo).

Respecto a la marcha de su calibre ETA 2824-2 estándar, la desviación en las primeras 24 horas de uso del reloj ha sido de un adelanto de unos 10 segundos, por lo que se mantiene dentro de los parámetros en los que debe comportarse según especificaciones técnicas.





La tapa posterior, ciega, sigue un diseño ya habitual en Crepas, con el logo central sobre la rejilla estilo Omega Ploprof. Aquí la veis aún sin retirar el plástico protector.

Una de las cuestiones que cualquier aficionado tentado puede tener en mente es el comportamiento del Megamatic en muñeca. Curiosamente, a pesar de sus dimensiones, no es claramente más pesado que el Crepas Cayman, o el Loggerhead. Y tiene una altura sensiblemente menor que el primero y similar al segundo. La sensación, evidentemente, no es la de llevar una pulserita, muy al contrario. Pero, para una muñeca de unos 18 cm, puedo decir que en absoluto es incómodo. Es más, personalmente siempre me ha agradado que el reloj se haga presente por peso y en eso muchos de los modelos de Crepas se comportan de manera excelente, como es el caso.





El brazalete metálico, de eslabones ovalados y en disminución, tiene también una clara inspiración Omega. Digamos que su calidad es correcta, muy flexible y perfectamente utilizable, aunque carece de extensión para traje de buceo. Aparte de este brazalete, la dotación es excesiva. Nada menos que otras tres bandas: una milanesa que no me hace especialmente gracia, un caucho de Bonetto Cinturini muy aprovechable y una elástica del estilo de las Marina Militare de Erikasoriginals que también se puede usar en el Megamatic (aunque no es el combo de colores perfecto) u otros modelos.

Con sinceridad, mi opinión es que no son necesarias tantas bandas. De hecho no pocos aficionados en los foros presentan ya el reloj con correas más de su gusto (por cierto, con una Isofrane naranja el aspecto del Megamatic es impactante).





Creo que es hora de ir finalizando la entrada. Se impone un resumen y, tratando de ser lo más ecuánime posible, creo que puedo afirmar que este nuevo Crepas no es (de nuevo) un reloj para todos los públicos. Es, además, el Crepas más impactante desde el Cayman y sin duda resulta desacomplejado en su diseño y políticamente incorrecto. Cada vez me gusta más...






Manteneos seguros, cumplid las normas sanitarias, usad siempre mascarilla en los espacios públicos, respetad la distancia de seguridad y sed escrupulosos en el lavado frecuente de manos. Es por vuestra salud y por la de los demás. 




Comentarios

  1. "Por suerte", el saliente de la corona lo hace inviable para mi, que cargo en la diestra y al cabo del día, termino con la muñeca destrozada, Como con el magnífico MAPMETER.
    AÚN ASÍ es uno de los CREPAS, más hermosos de la marca!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De suerte nada Marcelo porque Crepas te deja pedirlo con la corona a las 9 o a las 3. Si llevas habitualmente el reloj en la muñeca derecha, puedes pedirlo con la corona a las 3 y resuelves el problema que comentas. Creo queYque leslles quedan unidades. Ya lo siento...😆

      Eliminar
  2. Me hubiera gustado un calibre de cuarzo. Emho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que son las cosas, eso mismo opiné yo en la entrada que le dediqué al reloj cuando lo presentaron hace unos meses. Lo de atender al rigor histórico me parecía entonces como muy básico y la oportunidad de haberle calzado un termocompensado muy evidente. Y ya ves, va Crepas y se descuelga con el modelo que más me ha impactado desde el Cayman, una vez que tienes la oportunidad de trastearlo. Con ello voy a que, menos mal, se animaron a ponerle una ETASA 2824-2 porque quizás por la otra vía, la del cuarzo, el reloj no hubiera sido posible (por la dificultad para adquirir los termocompensados para una microfirma) y se hubiera quedado en la carpeta de diseños que no vieron la luz (supongo que Crepas, como tantas otras firmas, la tendrá).

      Eliminar
    2. Pues sí que un termocompensado hubiera dejado un reloj muy redondo y acordé a la historia. Yo como tú no le hago ascos a un buen cuarzo. Sobretodo en un reloj duro para verano me gustan más.
      Una pena que sea difícil conseguir un buen cuarzo, no lo sabía. Hay micromarcas que montan Ronda, creo que son suizos pero desconozco si tienen termocompensado.

      Eliminar
    3. Por más que he buscado no encontré qué otras compañías, fuera de ETA, disponen de esos cuarzos. Y me suena que ETA no los suelta fácilmente...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

RELOJES QUE LUCEN COMO ANTORCHAS

SEIKO 6139-6002. EL PRIMER CRONÓGRAFO AUTOMÁTICO EN EL ESPACIO.

ORIENT KAMASU.