CREPAS MEGAMATIC.



Hubo un tiempo fantástico en el que cualquier novedad de Crepas me tenía especialmente atento e ilusionado desde días, semanas antes. Recuerdo con especial afecto todo el proceso de selección a través de Facebook que desembocó en el L'Ocean.

Los años pasan, las situaciones personales cambian, pero bueno, aquí estamos hoy de nuevo frente a otro Crepas, y la verdad, no quiero que el blog se quede sin él. El Megamatic se presentó el jueves, otra vez a través de Kickstarter, y la campaña ya ha cumplido holgadamente sus metas, en cuestión de horas. Me alegro.





Cuando haces las cosas a través de Kickstarter la pregunta es, como siempre ante un reloj: ¿adelante, o paso?, pero la respuesta la debes dar bastante más deprisa, si quieres cazar los early birds. Lo aborrezco, pero no exclusivamente por tener que tomar rápido una decisión y no perder dinero o abonar de una sola vez el importe del reloj (la verdad es que mi relación con la firma siempre ha sido fantástica, inmejorable, con todo tipo de facilidades por parte de Ana para adquirir los modelos) sino quizás simplemente porque se trata de "ahí está, tú mismo, decídete", que yo ya estoy con la cabeza en el siguiente, o dos más adelante. Ya sé que realmente quizás no sea así, pero tampoco sé explicarlo mejor.

Entiendo que el modo de trabajo actual de las microfirmas es tremendamente exigente, porque la competencia es brutal. Probablemente es el único modo de sobrevivir... pero ésta ya no es exactamente la misma Crepas que yo llegué a conocer. Es más bien la firma "acelerada" que me cuenta un youtuber italiano, que indaga y trata de comprender cero patatero ("e bellissimo"... hay que j... eso ya lo veo yo). Lo doy por bien empleado si ello permite que en adelante vengan más relojes...

Rectificación, incorporada a esta entrada el 06/02/2020:

Incorporo esta rectificación a la entrada, con la fecha señalada. He tenido oportunidad de visualizar un nuevo vídeo publicado en Undersea Time, muchísimo más completo y documentado. Os recomiendo su visualización, aunque Mr Cassoni sólo habla en italiano.

https://www.youtube.com/watch?v=C54lAlI3g8Y





¿Me gusta el Megamatic?. Sí. Sin duda me gusta su aspecto y me encaja bien con la filosofía de Crepas (en cuanto a la contundencia de bastantes de sus relojes y la resucitación de modelos casi imposibles de ver fuera de un museo).

Pero... simplemente esta vez no entiendo el reloj. Es, por decirlo así, el mismo reloj que otras veces, con otro traje. Los mismos o parecidos 1200m WR, el mismo luminova C3, y el mismo calibre ETASA 2824-2 estándard. Idéntico que otros Crepas (Loggerhead, Engelsfisch)... cuando realmente pudo ser único.




Por supuesto excelentemente ejecutado para su escala de precio, al menos en lo que yo puedo apreciar en los macros de los que dispongo. Pero alejado de lo que realmente fueron los Omega Electronic y Megaquartz, los relojes que descansan en el Omega Musee de Bienne.

El Seamaster Electronic 300Hz fue una rareza, sin duda. Un experimento para determinar el buen desempeño (o no) de un reloj de buceo para grandes profundidades con un calibre de tipo diapasón (F300). Ni mecánico ni cuarzo, más preciso que un mecánico y con un característico zumbido derivado de su particular movimiento. Los diapasones más conocidos, sin duda, los Bulova Accutron de los cincuenta y sesenta.

Fracasó al parecer debido a que resultaba ser muy "glotón", acabando con rapidez la vida de su batería (algo realmente molesto y peligroso para un buceador profesional).





Omega insistió, y optó por experimentar con su calibre 1510, el mismo que dotaba al Omega Marine Chronometer, y lo instaló en otro modelo, el que veis a continuación (y que resulta ser en el que se inspira nuestro Megamatic)





Ahí lo podéis ver, a la izquierda... el Seamaster 1000 "Megaquartz" que descansa en su vitrina de museo. Desafortunadamente, otro fracaso de Omega, nunca comercializado, porque a la postre, y al parecer, su calibre, al no ser termocompensado, se entendía bastante mal con las bajas temperaturas de las grandes profundidades.





Así que ahora podéis ir sospechando el porqué yo no comprendo bien el Megamatic de Crepas. Sencillamente lleva, en mi opinión, el calibre equivocado. Lo suyo, lo realmente emotivo, hubiera sido tener la posibilidad de solucionar con la técnica actual, los problemas que echaron abajo los planes de Omega.

Y eso sólo hubiera sido posible gracias a un calibre de cuarzo termocompensado. Este era el reloj destinado a haber sido el (mi) primer Crepas de cuarzo. Una gran oportunidad, quizás desaprovechada por la gran dificultad para obtener este tipo de calibres... puede que inaccesibles para una micro (de eso soy bien consciente). Desconozco si Crepas lo intentó.








Volviendo a cosas más prosaicas, es obligado comentar el buen tono de los acabados del Megamatic, algo que Crepas resuelve con solvencia desde hace ya mucho tiempo. Es además un reloj muy voluminoso, con nada menos que 54 mm de anchura (aunque bastantes menos lug to lug) debido a su caja asimétrica con guardacoronas integrados que protegen la mayor corona (destro) que yo haya conocido en un Crepas (la verdad es que tampoco comprendo muy bien esa decisión, ya que el Omega original se conformaba con una bastante más convencional, aunque estéticamente me encanta).





Por lo que se refiere a soluciones técnicas, sin duda podéis estar seguros que el Megamatic soportará holgadamente cualquier inmersión que queráis o seáis capaces de realizar. Y puedo asegurar que en muñeca no pasará desapercibido, ni mucho menos. 

Diales azul (lo prefiero esta vez, con un combo de colores que me parece precioso) o negro, y con la posibilidad de elegir dos juegos de agujas diferentes (mejor las originales de Omega que las otras de tipo plongueur).








Viene dotado con un brazalete metálico de tres eslabones cepillados, ovalados, muy al estilo Omega, que acompaña realmente bien al reloj.

Tapa ciega, que mantiene el diseño ya utilizado en otras ocasiones por ejemplo en el Crepas Decomaster.








La campaña aún estará activa siete días más en Kickstarter:


https://www.kickstarter.com/projects/1653241906/new-crepas-megamatic-1200m-iconic-swiss-made-diver-watch?ref=nav_search&result=project&term=crepas%20megamatic








Como siempre, os recuerdo que si Tiempo Dinámico os resulta de ayuda, sólo tenéis que suscribios al blog para recibir aviso inmediato de la publicación de cada nueva entrada.


Comentarios

  1. Vengo del comentario del MARCH LA.B BONZER, a ver el CREPAS.
    Además del aspecto que plagia al OMEGA, con el pedazo de reloj que es, POR QUE NO AGREGARLE UN PROFUNDÍMETRO??
    Ahí si que lo hubiesen bordado!!
    Mientras tanto, será otro reloj sumergible, que no aporta nada nuevo, por que de ahí, salto a un CITIZEN, SIN dudarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente la esencia de Crepas es la resucitación de modelos clásicos prácticamente imposibles de adquirir, como es el caso (una sola unidad en el Museo Omega, que nunca entró en producción). A Crepas se le crítica a muerte por ello y yo creo que es una actitud bastante hipócrita porque quién lo hace la mayor parte de las veces desconocía totalmente el reloj original hasta ese momento en el que la compañía se acordó de él y también suele ignorar el trabajo que conlleva llegar apa el reloj en la calle. Te puedo asegurar que la sensación que he tenido con algunos Crepas en la muñeca no la he sentido con modelos de mucho más valor (por ponerte ejemplos que se me vienen a la cabeza, Omegas actuales como el Seamaster PO, Certina DS Súper PH 500 o ML Pontos Diver).
      Respecto al profundimetro,n podía ser, dado que el Omega original no lo llevaba (y Crepas siempre es fiel al reloj que resucita) y además hubiera supuesto un considerable aumento de la altura y grosor del reloj, que como está tiene ,creo recordar, unos 13 mm, lo que compensa el resto de cotas para hacerlo un poco más llevadero en muñeca.
      No te voy a engañar, no todos los Crepas salen redondos. El Megamatic sí y quién tenga muñeca para él lo sabe apreciar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

RELOJES QUE LUCEN COMO ANTORCHAS

SEIKO 6139-6002. EL PRIMER CRONÓGRAFO AUTOMÁTICO EN EL ESPACIO.

ORIENT KAMASU.